sábado, 22 de marzo de 2014

COMO EVANGELIZAR Y COMPARTIR TU TESTIMONIO


Lección #10
EL EVANGELISMO COMO COMPATIRLO Y COMO DAR TU TESTIMONIO
Cristo enseño lo mismo a sus discípulos después de su resurrección.
(Marcos.16:15-16). Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.
16. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado.
 
Prediquen El Evangelio. (Para que conozcan la verdad).
El que creyere. (El Evangelio) (que es La Verdad).
Y fuere bautizado. (Obedeciere  La Verdad)
Será Salvo. (Libertado del pecado)

Usted no necesita conocer toda la Biblia. Únicamente tiene que conocer la verdad (esta verdad es el evangelio).
Y obedecer la verdad (por medio del Bautismo bíblico).
Luego aprenderá todo lo que Cristo nos ha mandado para nuestra nueva vida en él. (Mateo.28:18-20).

Segundo Llamado De Dios -
El Evangelismo Como Compartir el Evangelio y tú Testimonio.

SEGUNDO LLAMADO DE DIOS
Dios nos llama para que nos acerquemos a él y lo sigamos para reconstruir la relación de Padre a hijos.
Dios quiere relacionarse con nosotros, y quiere restaurar la relación que había entre él y los hombres antes de que ellos desobedecieran.
Para que reciban misericordia, salvación y vida
Eterna.

Isaías 43:10. Ustedes son mis testigos, dice el Señor y mi siervo que yo escogí, para que me conozcas y creas, y entiendas que yo mismo soy; antes de mí no hay dios, ni lo habrá después de mí.

2ª Corintios 6:17-18; 7:1. Salgan de en medio de los que
no me quieren obedecer a Dios, y sepárense de ellos, dice el Señor, Y no toquen nada impuro; Y yo los aceptaré,
Y seré para ustedes su Padre, Y ustedes me serán hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso.

Así que, teniendo esas promesas, apártense de todo lo que los hace desobedecer a Dios tanto en su pensamiento, como en su hablar, y su actuar, dedíquense en su diario vivir por completo a Dios, así le mostraran el respeto que le tienen.
Como hijos, somos llamados a ofrecer nuestra vida a Dios como un "sacrificio vivo." El apóstol Pablo nos ayuda a entender esta verdad en su carta a los creyentes en Roma:
(Romanos 12:1-2)

CONOCE LA VOLUNTAD DE DIOS PARA TU VIDA
iEl ministerio en realidad es una mezcla del propósito y llamado de Dios.
Con nuestra respuesta y obediencia.
A  este llamado nos permite ser más eficaces a lo que Él nos ha llamado a ser, y a hacer.
“Vino un hombre llamado Juan. Dios lo envió” (Juan 1:6,)
Este versículo peculiar se refiere a Juan el Bautista: “Vino un hombre… Dios lo envió”. La mayoría de los grandes hombres de Dios pueden testificar que sus ministerios son precisamente el balance de estos dos componentes del pasaje: DIOS ENVÍA y ellos deciden IR.
Veamos algunos principios bíblicos que nos hablan del llamado de Dios
para nuestras vidas al servicio de Dios:

1- EN EL TIEMPO DE DIOS, NO EN EL NUESTRO.
Juan el Bautista es producto de un milagro. Zacarías y Elizabeth estaban ya muy grandes para procrear. Sin embargo, Dios decide iniciar el ministerio de ellos como padres a pesar de la edad de ellos.
¡Era el tiempo perfecto!: Así Juan sería contemporáneo de Jesús y sería clave en preparar el camino al Señor y enderezar sus sendas.

2- DIOS LLAMA A HOMBRES Y MUJERES COMUNES
 (Mateo 3:4)
Tal vez la apariencia de Juan el Bautista no era precisamente lo que hoy escogeríamos como co-pastor en una iglesia, pero Dios sí lo había escogido y eso era lo importante.
Cuántas veces hemos pecado menospreciando un llamado, un ministerio o una labor, creyendo que por las ropas finas y el esplendor puede venir alguna salvación.
 No estamos en contra de los sacos y las corbatas, pero sí tenemos claro que la unción y el poder de Dios pueden derramarse a través de vasos sencillos y hasta poco llamativos.

Lea a continuación esta traducción de
Isaías 53:2-3. ­
 Un pasaje clásico del llamado de Jesús:
En otras palabras, no nos dejemos impresionar por las apariencias y no busquemos ser populares, sólo busquemos ser obedientes a aquél que nos llamó. Es a Él a quien debemos agradar.

3- ¿DÓNDE SE DESARROLLA EL LLAMADO?
En aquellos días vino Juan el Bautista predicando en el desierto de Judea (Mateo 3:1)

Qué equivocados estamos ahora con la moda de predicar y desarrollar ministerio en grandes auditorios, llenos de fama y esplendor.

 El desierto también es un púlpito digno.
Algunos hombres importantes y claves para el Reino de los cielos han perdido la visitación de Dios porque esperan predicar en palacios y cuando ven las señales que apuntan al desierto ­ en vez de obedecer ­ reprenden “al enemigo”.

4- INTEGRIDAD HASTA LA MUERTE
Juan, refiriéndose a Jesús dijo: “Es necesario que él crezca, pero que yo mengüe”, y constató, sin ningún tipo de celos, el cumplimiento de su predicción
(Juan 3:25-30).
Su ministerio fue muy breve, pero gozó de gran fruto. fue fiel a su misión, reprochó a Herodes el tetrarca el adulterio en que vivía con la mujer de su hermano Felipe y fue
encarcelado.
Deseoso de saber qué giro iba a tomar la obra de Jesús, Juan envió a dos de sus discípulos para inquirir de Jesús si Él era el Mesías prometido. Esto nos muestra que está bien tener dudas y preguntar a Dios.
 El Señor les respondió en relación a sus obras. Cuando los dos discípulos se volvían a Juan, Jesús elogió a Juan el Bautista (Mateo 11:2-15).

Aunque no hizo ningún milagro fue el más grande de los profetas, en el sentido de que tuvo el privilegio de preparar al pueblo para la venida del Cristo y de revelarlo como tal.
Y muchos venían a él, y decían: Juan, a la verdad, ninguna señal hizo; pero todo lo que Juan dijo de éste, era verdad. (Juan 10:41 )

No estamos en contra de las señales y prodigios, pero nuestro enfoque es obedecerle a Él. -

No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. (Mateo 7:21)
A Juan el Bautista su llamado le costó la vida.

5- ¿CÓMO CONOCER LA VOLUNTAD DE DIOS PARA MI VIDA?
A través de la voz del Espíritu Santo (Hechos.13). La profecía es para confirmación, no para guía.
Somos guiados por el Espíritu Santo. Él nos indica “sí” o “no”. En Hechos 16 vemos ejemplos de ambos casos:
 Les impide ir a Bitinia y les permite ir a Tesalónica.

¿COMO NOS GUIA EL ESPIRITU DE DIOS?
 A través de las Escrituras:
 Leerlas, estudiarlas, meditar en pasajes, memorizar versículos.
A través de padres (cuando eres hijo) o el cónyuge ­ si eres casado (a) ­un ministro de Dios.
A través de las circunstancias: Dios obra y habla a través de las situaciones.
Cuando no podemos alcanzar aquello que anhelamos
Generalmente es un NO.

A través del liderazgo o autoridad: Estar sujetos a una autoridad que nos dé consejo, opinión, seguimiento, corrección y ánimo.

Estos cinco componentes se entremezclan y ­ aunque no siempre estén alineados ­ su balance y promedio nos permiten conocer bastante bien la voluntad de Dios para nuestras vidas.

6- ¿QUÉ PASA CUANDO NO PASA NADA?
Si la nube se mueve ­ uno se mueve / Si la nube se detiene ­ uno se detiene: algunos ministros caen en confusión y sorpresa porque “no sienten nada”, no ven luz ni dirección. Una muy buena posibilidad es que, como en el Antiguo Testamento, la Nube de Gloria está detenida.

Algunas razones para que esto suceda es que Dios quiere que descansemos en Él, que meditemos en Él, que crezcamos en un área específica porque la siguiente etapa requiere de nosotros más fuerza, decisión y propósito.

Otra posible razón es que Él quiere que crezcamos en la certeza de que no es por obras, para que nadie se gloríe.
Cuando de repente “no hacemos nada” nos vemos obligados a crecer en identidad de hijos y no de siervos.
estos que debemos obedecer antes que exigir.
La mayoría tiende a creer que la meta a la cual el señor nos ha llamado es solamente a predicar, y descuidamos el verdadero motivo por el cual nos ha llamado y es para un cambio personal, para aplicarnos la palabra de Dios, a nosotros mismos antes de ir a predicársela a otros.
Porque como vamos a testificar que esta palabra es verdadera si no la hemos puesto por obra.

7- ES UN PRIVILEGIO SER LLAMADO AL MINISTERIO:
 ¡NO LO PASEMOS POR ALTO!
“Cuán hermosos son sobre los montes los pies del que trae alegres nuevas, del que anuncia la paz, del que trae nuevas del bien, del que publica salvación, del que dice a Sion: ¡Tu Dios reina!” (Isaías 52:7 )
Siendo un privilegio servirle, hemos de hacerlo con excelencia. Decíamos al principio que se trata de un balance entre la soberanía de Dios y nuestro libre albedrío para responder, una mezcla entre “Dios nos envía” y “nosotros vamos”.
Por tanto, en nuestra respuesta al llamado somos responsables de actividades como orar, buscarle, ayunar y sobre todo prepararnos para toda buena obra:
Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra. (2Timoteo 3:16-17)

Prepararnos en su palabra, estudiarla, conocerla y amarla es nuestra parte. Es Él quien nos da la sabiduría y la revelación para ponerla por obra.

Su amor nos cubre y Él será fiel en hacer SU parte si nosotros hacemos la nuestra.
Nuestra conducta y respuesta ante el llamado de Dios.

Juan el bautista fue un hombre escogido por Dios desde antes de su nacimiento. Su nacimiento fue un milagro. Creció bajo la protección de un hogar con un sacerdote al frente. Un hombre incondicional, de carácter firme y un ejemplo de obediencia.
Hasta la muerte fue fiel y sirvió a aquel que lo había llamado.
La esencia de nuestro llamado es servirle al Señor en obediencia, siendo íntegros de corazón,
Hablando SUS palabras y no las nuestras. Así nos cueste la vida.

LO QUE RECIBIREMOS
Bienaventurado aquel siervo al cual, cuando su señor venga, le halle haciendo así. De cierto os digo que sobre todos sus bienes le pondrá. Mateo 24:46-51


Nuestra Meta es aprender como comenzar a Evangelizar.
Repasar el Mensaje que debemos predicar
Aprender como compartir nuestro Testimonio
Todos Somos Llamados a Evangelizar
Romanos 10:14-15
Según este versículo, ¿Por qué es necesario que prediquemos?

Jesús te ha Comisionado para Predicar - ¡y promete
estar a tu lado!
 Mateo 28:18-20
¿Cual es nuestra “gran comisión” como cristianos?

Debemos ser “Sinvergüenzas” para Predicar
Romanos 1:16
Pablo insiste que no se avergüenza del evangelio. ¿Cuáles son algunas razones que muchos están avergonzados de su fe?

¡La Necesidad es Grande!
Lucas 10:2
¿Qué significa que “la mies a la verdad es mucha, más los obreros pocos”?
Debemos Predicar el Mensaje de la Salvación
Nuestro Mensaje – Jesús Crucificado para Salvarnos
1 Corintios 2:1-2
¿Por qué es tan importante predicar de “Jesucristo crucificado”?
¿Qué es la importancia
de la muerte de Jesús?
 ¿Por qué fue necesario para Jesús morir en la cruz?

Nuestra Parte en la Salvación
Tenemos que “Arrepentirnos” del Pecado
Marcos 1:14
Tenemos que Recibir a Cristo por Fe
Juan 1:12. Hechos 16:31
Hay muchos que dicen, “Yo creo en Dios.” Pero se nota que no son cristianos de verdad. ¿Cómo les explicamos la diferencia entre sencillamente decir “yo creo en Dios” y tener la fe necesaria para la salvación?
Tenemos que Confesar a Jesús Públicamente
Romanos 10:9-10
Debemos Compartir nuestro Testimonio
¡Tu Testimonio Tiene Poder!
Todos tenemos un sermón poderoso que compartir –
 ¡nuestra experiencia de la salvación!
Lázaro Lázaro fue levantado de los muertos. ¡Que testimonio! Mira los resultados… Juan 12:9-11
¿Por qué querían matar a Lázaro?
 ¿Cuál era el efecto de su testimonio?
La Mujer Samaritana
Jesús profetizó a una mujer de mala vida que él conoció al lado de un pozo.
Impactada por esto, la mujer se fue al pueblo y le contó su historia a todo el mundo.
Mira los resultados… Juan 4:39-42
¿Cuál es el efecto del testimonio de la mujer?
¿Conoces a una persona así – que cambió mucho cuando conoció a Cristo?
 ¿Cuál era el efecto del cambio de la persona sobre ti y los demás que lo conocían?

Como Compartir tu Testimonio -- ¡Tú tienes una historia que contar!
Formato – “Antes y Después”
1. El Antes - Comparte brevemente como era tu vida antes de conocer a Cristo. Es bueno escoger un problema específico.
2. Que pasó - Comparte brevemente como conociste a Cristo. Trata de enfocarse en el momento específico de cuando y como aceptaste a Jesús como
 tu Señor y Salvador.
3. El Después – Comparte como conocer a Cristo cambió tu vida. Si es posible, es bueno enfocarse en el mismo problema que compartiste en “el antes.” El Mensaje – ¡Jesús me salvo a mi – y te puede hacerlo para ti también!

Ejemplos de Testimonios
Ejemplo # 1 – El Apóstol Pablo
“Doy gracias al que me fortaleció, a Cristo Jesús nuestro Señor, porque me tuvo por fiel, poniéndome en el ministerio, habiendo yo sido antes blasfemo, perseguidor e injuriador; mas fue recibido a misericordia porque lo hice por ignorancia, en incredulidad. Pero la gracia de nuestro Señor fue más abundante con la fe y el amor que es en Cristo Jesús. Palabra fiel y digna de ser recibida por todos: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero. Pero por esto fue recibido a
misericordia, para que Jesucristo mostrase en mi primero toda su clemencia, para ejemplo de los que habrían de creer en el para vida eterna.”
¿Cómo era Pablo antes de conocer a Cristo?
¿Cómo cambió su vida?
¿Cuál es el mensaje por los demás en la experiencia e historia de Pablo?

Pautas para un Buen Testimonio
¡Breve, breve, breve, breve, breve!
No se extienda mucho.
Debe ser resumido y al grano.
Duración – 2-3 minutos.
CONCISO
No entre en mucho detalle.
No te pierdas en eventos y detalles irrelevantes.
No cuentas toda la historia de toda la vida.
Enfócate en lo que es relevante a tu experiencia de salvación en Cristo.
o No hables de tu perrito
o No describas toda droga que has usado
o No cuentes toda la telenovela

Apropiado y Discreto
No saques toda la ropa sucia.
No describas aventuras sexuales
No confieses pecados escandalosos para el oyente – Ejemplo – Contar a una niña – “Yo maté a un hombre y lo degollé.”
No digas malas cosas de los demás por nombre.
No glorifiques el pecado y a Satanás. A el le gusta la atención y fama.
No Exageres
Es una tentación exagerar los pecados
No exageres la intensidad de tu conversión
No exageres lo lindo que es la vida ahora
¡Se honesto!
No Prediques
El testimonio es tu historia.
La idea es compartir y no predicar.
Incluye el Evangelio
El proceso de la salvación debe ser claro y obvio.
o “Oré para recibir a Jesús como mi Señor y Salvador.”
El oyente debe entender el evangelio basado en tu testimonio.
Debe ser posible para el oyente saber cómo ser salvo, basado en el ejemplo tuyo.

¿Qué es un discípulo?
1. Disc
ípulo: es alguien que sigue, imita o aprende de otro, en este caso de Jesús.
Mateo 16:24-25. Marcos.9:31. Lucas 14:33.

DIFERENCIA  ENTRE EL CREYENTE Y EL DISCIPULO.
Todo discípulo es un creyente, pero no todo creyente es un discípulo.
1.- El creyente suele esperar panes y peces; el discípulo es un pescador.
2.- El creyente lucha por vivir; el discípulo por crecer y reproducirse.
3.- El creyente se gana; el discípulo se hace.
4.- El creyente depende en gran parte de la iglesia madre; el
 discípulo está fuera para servir a Dios ganando almas.
Samuel 1:23,24.
5.- El creyente gusta del halago; el discípulo del sacrificio vivo.
6.- El creyente entrega parte de sus ganancias; el discípulo entrega parte de su vida.
7.- El creyente puede caer en la rutina; el discípulo es revolucionario.
8.- El creyente busca que le animen; el discípulo procura animar.
9.- El creyente espera que le asignen tarea; el discípulo es
 solícito en asumir responsabilidades.
10.- El creyente murmura y reclama; el discípulo obedece y se niega a sí mismo.
11.- El creyente suele restringirse por las circunstancias; el discípulo aprovecha las circunstancias para ejercer su fe.
12.- El creyente reclama que le visiten; el discípulo visita.
13.- El creyente busca en la Palabra promesas para su vida; el discípulo busca vida para cumplir las instrucciones de la Palabra.
14.- El creyente vive pensando en sí mismo; el discípulo vive pensando en ellos.
15.- El creyente se sienta para adorar; el discípulo Le anda adorando.
16.- El creyente pertenece a una institución; el discípulo es una institución él mismo.
17.- En el creyente la unión del Espíritu Santo es confirmación y meta; en el discípulo es medio para lograr la meta de ser testigo eficaz a toda criatura.
18.- El creyente vale para sumar; el discípulo para multiplicar.
19.- Los creyentes aumenta en  la congregación; los discípulos trabajan para aumentar las congregaciones.
20.- Los discípulos de la iglesia primitiva trastornaron el mundo; los creyentes del siglo XXI están trastornados por el mundo.
21.- Los creyentes esperan milagros; los discípulos obran
milagros.
22.- El creyente busca ahorrar; el discípulo vive  invirtiendo.
23.- Los creyentes se destacan llenando el templo; los
discípulos se hacen para conquistar el mundo.
24.- Los creyentes suelen ser fuertes como soldados acuartelados; los discípulos son soldados invasores.
25.- El creyente cuida de las estacas de su tienda; el discípulo ensancha el sitio de su cabaña.
26.- El creyente hace hábito; el discípulo rompe los moldes.
27.- El creyente sueña con la iglesia ideal; el discípulo se entrega para lograr ser la iglesia real.
28.- La meta del creyente es ganar el cielo; la meta del discípulo es ganar almas para el cielo.
29.- El creyente maduro se hace discípulo; el discípulo
maduro asume los ministerios del Cuerpo.
30.- El creyente necesita de campañas para animarse; el discípulo vive en campaña porque está animado.
31.- El creyente espera un avivamiento; el discípulo es parte del avivamiento.
32.- El creyente agoniza sin morir; el discípulo muere y resucita para dar vida.
33.- El creyente aislado de su congregación se lamenta de no tener ambiente; el discípulo crea ambiente para formar una congregación.
34.- Al creyente se le promete una almohada; al discípulo una cruz.
35.- El creyente es socio; el discípulo es siervo.
36.- El creyente se enreda con la cizaña; el discípulo supera las escaramuzas del diablo y no se deja confundir.
37.- El creyente es espiga; el discípulo es grano lleno en la espiga.
38.- El creyente es "ojala"; el discípulo es "Heme aquí."
39.- El creyente, quizá predica el Evangelio; el discípulo hace discípulos.
40.- El creyente espera recompensa para dar; el discípulo es recompensado cuando da.
41.- El creyente es pastoreado como oveja; el discípulo apacienta los corderos.
42.- El creyente recibió la salvación por la Cruz de Cristo; el discípulo toma su cruz cada día y sigue a Cristo.
43.- El creyente espera que oren por él; el discípulo ora por
los demás.
44.- El creyente se congrega para encontrar al Señor; el discípulo trae la presencia del Espíritu Santo.
45.- Al creyente le es predicada la salvación por la Sangre de Cristo; el discípulo toma la Santa Cena y anuncia a las potestades de los aires la victoria de
Cristo en él, para gloria de Dios.
46.- El creyente no se mira más y vive en la fe de que Cristo le ha limpiado ya; El discípulo sigue esforzándose en  limpiarse cada día para ser digno de Dios.
47.- El creyente espera que le interpreten las Escrituras; el
discípulo conoce al Señor y habla de Él.
48.- El creyente no se trata con miembros de las diferentes denominaciones; el discípulo se hace como los demás para ganar a algunos de ellos para Dios.
49.- El creyente busca consejos de los demás para tomar una decisión; el discípulo ora a Dios, lee la Palabra y en fe sigue las instrucciones de la Palabra para la toma una decisión.
50.- El creyente espera que el mundo se perfeccione; el
Discípulo lucha por buscar la perfección en sí mismo.


Jesús predicó el discipulado
A través de todo su ministerio, Jesús invitó a los hombres a que fueran sus discípulos. Un discípulo es un principiante, un estudiante, un seguidor, un aprendiz, un prosélito, etc. Los cuatro evangelios contienen muchas enseñanzas que se enfocan en el discipulado.
 (Mateo 4.19-22; Marcos 1.16-20; Juan 1.43).

Cuando la primera persona se acercó a Jesús, enseguida dijo: “Señor, te seguiré a donde quiera que vayas” (Lucas 9.57-62; Mateo 8.19).
Su rápida disposición pudo haber sido una respuesta impulsiva debido a que conocía a Jesús. La respuesta de Jesús fue que considerara el costo: “Las zorras tienen guaridas, y las aves de los cielos nidos; mas el Hijo del Hombre no tiene dónde recostar la cabeza”
Jesús no tenía hogar y esto debió haber contribuido al hecho de que él era “varón de dolores”. El seguirlo podría ser costoso y todo hombre debe pensarlo bien antes de hacerlo.

El segundo hombre, identificado por Mateo como un discípulo Mateo 8.21, aceptó el llamado de seguir a Jesús. Sin embargo, él primero quería hacer algo aparentemente razonable: “Señor, déjame que primero vaya y entierre a mi padre” (Lucas 9.59).
 Como discípulo, él conocía las enseñanzas de Jesús, sin embargo, él pensaba que podría hacer esto primero y seguirle más tarde. Jesús respondió: “Deja que los

11 muertos entierren a sus muertos; y tú ve, y anuncia el
reino de Dios” (Lucas 9.60). Había algo más importante que hacer. Jesús llamó a este discípulo a servir en la predicación.

Ya que Mateo relató esta historia poco antes de que los setenta fuesen enviados y regresaran de predicar Mateo 10, esto da la idea que el llamado a predicar estaba tanto en la mente de Mateo como en la de Lucas.
Este servicio a Dios y a los hombres debe ser cumplido sin dilatación alguna.
Lucas escribió acerca de una tercera persona que también pidió una dilación: “Te seguiré, Señor; pero déjame que me despida primero de los que están en mi casa” (Lucas 9.61). A este aspirante a discípulo se le dijo que nada debía interferir entre él y seguir al Señor. Además, Jesús dijo: “Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios” (Lucas 9.62). Aquí vemos a otro que quería seguir a Jesús, pero que todavía no estaba listo para ello. Su dilación pareció ser razonable, pero a la vez incluía el peligro de que sus familiares influyeran en él para que hiciera lo contrario. Mateo 10.37.

El discipulado es un camino difícil y nadie debe mirar atrás después de tomar la cruz. Cuando Jesús envió a sus doce discípulos a predicar “el reino de los cielos se ha acercado” (Mateo 10.7) y a hacer las obras que él estaba haciendo, él les dio instrucciones con relación al discipulado.
Los discípulos serían como “ovejas en medio de lobos” (Mateo 10.16) y debían esperar oposición y persecución. Esto ilustra la regla general de que “el discípulo no es más que su maestro” (Mateo 10.24).

En este caso, los discípulos podrían recibir el mismo trato
que su Maestro estaba recibiendo.
Entonces, Jesús les dijo: “No penséis que he venido para traer paz a la tierra; no he venido para traer paz, sino espada” (Mateo 10.34).

Puede que para edificar el reino haya conflicto y que no recibamos enseguida la paz que esperamos.
Isaías 9.2-6).
Las palabras “en tierra” se refieren a todo hombre en general. La falta de paz es el resultado de que hay hombres que no responden al llamado de seguir a Jesús. Y la oposición puede tener lugar aún en sus mismas casas. Mateo 10.35-36).
Luego, Jesús explica dos principios: “El que ama a
[cualquier miembro de su familia]...más que a mí, no es digno de mí...y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí” (Mateo 10.37-38).

En otra ocasión, cuando grandes multitudes seguían a Jesús, él les dio un mensaje similar. Es necesario “aborrecer” a los familiares y hasta la propia vida de uno. “Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo” (Lucas 14.26; 12.51-53).
Estas palabras parecen ser duras, pero la verdad es que sus discípulos deben dejar a un lado los intereses que les impidan una entrega y fidelidad absoluta a Cristo. Este

 “aborrecimiento, indica amar menos” puede comprenderse al compararlo con el amor, ya mencionado en los párrafos anteriormente, que Jesús pide.
Los discípulos de Jesús deben amarle a él sobre todas las cosas y más que todo serle fiel y leal. Esto debe sobrepasar toda relación familiar y hasta los deseos de uno mismo.
En cierto sentido, la cruz fue la misión especial en la vida de Jesús. Los discípulos no deben esperar tener que tomar una cruz literal, como la que tomó Jesús, y ser crucificados.
Sin embargo, los discípulos pueden esperar oposición y hasta la muerte. Debemos dedicarnos a cumplir la misión de Dios para nuestras vidas y esto incluye llevar a cabo la Gran Comisión y todo lo que consiste la misma. Si alguien trata de evitarla: “El que halla su vida, la perderá; y el que pierde su vida por causa de mí, la hallará” (Mateo 10.39).

Luego, después de decirle a sus discípulos que él debía sufrir y ser sacrificado en Jerusalén, Jesús les dijo: “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame. Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por cause de mí, la hallará” (Mateo 16.24-25; Marcos 8.34; 9.1; Lucas 9.23-27; 14.27; 17.33).
El negarse a sí mismo significa deshacerse de los deseos personales y rendirse uno mismo completamente al Señor, aunque esto requiera que uno tenga que tomar su propia cruz.
Si alguien trata de evitar la cruz, “evitar sufrir o ceder sus derechos” “dejar que lo crucifiquen”  para salvar su vida, el tal terminará perdiendo su vida al final. Al estar dispuestos a perder nuestras vidas por causa del Señor, la hallamos. Por tanto, tomar la cruz y seguir a Jesús es algo indispensable para la redención.

No debemos permitir que nada estorbe nuestra disposición de seguir al Señor. Jesús dijo: “Y el que no lleva su cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo” (Lucas 14.27). Él también dijo que cualquiera que quiera construir una torre primero debe calcular los gastos para asegurarse de que tenga suficiente con qué terminarla y que ningún rey iría a la guerra sin antes pensar en la posibilidad de ganar. “Así, pues, cualquiera de vosotros que no renuncia a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo” (Lucas 14.33).
Tanto el discipulado como la salvación son asuntos muy serios y requieren un compromiso total desde el principio y poner todo lo demás en un segundo plano durante toda la vida.
Jesucristo debe ocupar el primer lugar en la vida del discípulo.
Todo aquél que le siga cambiará su manera de andar y será librado del pecado. Jesús dijo: “Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida” (Juan 8.12).
Algunos judíos, al escuchar esto, le interrogaron. Jesús les dijo a otros “...judíos que habían creído en él: Si vosotros permanecéis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres” (Juan 8.31-32).
Estos creyentes le dijeron a Jesús que ellos eran hijos de Abraham y que no estaban en esclavitud, y le preguntaron: “...¿Cómo dices tú: Seréis libres?” (Juan 8.33).
Jesús les respondió: “…todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado” (Juan 8.34).
El discípulo no debe ser esclavo del pecado, sino más bien un hijo de Dios a quien le gusta hacer la voluntad del Padre. Esta libertad para obedecer es la libertad verdadera.
Para ayudarnos a entender el discipulado, Jesús nos dio el ejemplo de las ovejas. Cuando “...abre el portero...las ovejas oyen su voz...y las ovejas le siguen...Mas al extraño no lo seguirán” (Juan 10.3-5). Luego, Jesús explicó: “Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano” (Juan 10.27-28).
 En Juan 15, Jesús explica cómo el hecho de llevar fruto se relaciona con el discipulado: “...el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí, nada podéis hacer” (Juan 15.5).
Entonces él sigue explicando: “En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto, y seáis así mis discípulos. ...Si guardareis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor” (Juan 15.8-10).
Y si alguien piensa que el discipulado es una carga, Jesús dijo: “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga” (Mateo 11.28-30).

 ¿Cómo se explica que el discipulado sea fácil? La respuesta está en que el nuevo nacimiento cambia la naturaleza interior del discípulo, de modo que él se complace
en hacer la voluntad de Dios.
Por tanto, él no siente carga alguna, sino que haya justicia, paz y gozo. Juan 14.27; 16.33; Romanos 14.17; 15.13; Gálatas 5.22).
El cambio interior quita la carga, aunque el discípulo tenga que sufrir por causa de Cristo. Mateo 10.16-25; Lucas 10.3; 21.5-19; Romanos 8.17; Filipenses 1.29-30; 3.10; 2 Timoteo 2.12; 1 Pedro 4.12-14; 5.10).
El camino del discipulado es angosto y difícil, muy diferente a lo que muchos piensan del cristianismo.
En el Sermón del Monte, Jesús dijo: “Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan” (Mateo 7.13-14; Lucas 13.23-24).
El discipulado ni es una carga ni un camino ancho, sino más bien el camino que lleva a la vida eterna.

CUAL ES EL COSTO DE SER UN DISCÍPULO?
El costo es: Poner a cristo primero.
Antes de la comodidad y los lazos familiares.
(Lucas.9:57-62).

C. Antes de la familia, de sí mismo y las posesiones materiales.
(Lucas.14:25-33).
1. Aborrecer: “Amar menos”
Aborrecer no significa odiar o despreciar, ni abandonar.
Solamente se refiere que debemos dar más importancia y prioridad de obediencia y fidelidad a Dios.
Sin dejarnos afectar por el miedo de perder la atención de nuestros familiares.
(Mateo.10:37-39).
2. La cruz tiene un solo prop
ósito:> la muerte, de la carne.
(Galatas.2:20)
b. Llevar la cruz, es negarse a sí mismo:
Es poner las Cosas de Dios en primer lugar.
Antes de las posesiones materiales.
(Mateo.19:16-30).
E. Antes de nuestro propio cuerpo o lo que
sea que nos impida servirle a El primero.
(Marcos.9:42-48).
F. Antes de las necesidades de la vida, alimento y vestido.
(Mateo.6:31-34).

¿POR QUÉ EL DISCÍPULO DE CRISTO DEBE PONER A DIOS
PRIMERO?
Porque él nos puso a nosotros y nuestro bienestar eterno primero, antes de él mismo.
Esa fue su decisión, y su entrega fue completa.
1. (Filipenses.2:5-11).

TRES COMPROMISOS BÁSICOS DEL VERDADERO DISCÍPULO:
A. Compromiso con la palabra de Dios:
  • “Permanecer en ella”.
(Juan.8:31-32)
2. Todos los días debemos ser constantes y permanecer firmes en su palabra.
  • Compromiso con el pueblo de Dios:
“El Amor”
El amor hacia los hermanos, la iglesia.
El amor con que debemos amar a los hermanos debe ser igual al amor con que Cristo nos ha amado.
(Juan.13:34-35)

C. COMPROMISO CON EL PADRE DE: “LLEVAR FRUTO”

1. (Juan.15:8)
Cuando estábamos sin Cristo todos teníamos como fruto las obras de la carne.
Gálatas 5:19-21.
PERO EN CRISTO DEBEMOS EMPEZAR A
DESARROLLAR EL FRUTO DEL ESPÍRITU SANTO.
(Galatas.5:22,23).
FRUTOS DE OBRAS Y  ACCIONES.
El fruto de llevar almas a Cristo.
a. Si queremos dar mucha gloria al Padre debemos de llevar muchos frutos, de almas evangelizadas.
Colosenses 1:3-8
LA GRAN COMISIÓN O ENCOMIENDA A LOS
DISCIPULOS
¿QUE ES LA GRAN COMISION?
La Gran Comisión es, pues, un plan maestro de Dios en el que su iglesia debe trabajar con mucho esfuerzo y amor.
La Gran Comisión en el Antiguo
Testamento.
En el antiguo testamento a los profetas también se les había dado este encargo de anunciar la venida del mesías.
Exodo 19:5. Deuteronomio 4:20. Deuteronomio 7:6. Deuteronomio 14:2. Deuteronomio 26:18-19. Salmos 130:7-8. Isaías 7:14.
Isaías 52:15.
Y este suceso fue cumplido con el nacimiento de Jesús.
Mateo 1:21-23.
Para que hizo todo esto?
Tito 2:14
1ª Pedro 2:9-12.

2. LA GRAN COMISIÓN EN EL NUEVO TESTAMENTO
Entre el periodo de su resurrección y su ascensión al cielo, Jesús da su orden final a los discípulos, la cual vemos en tres de los cuatro libros del evangelio, conocida como La Gran Comisión. “LA GRAN ENCOMIENDA”

3. Por tanto, ID, y haced discípulos a todas las naciones.
Ciertamente, las últimas palabras que Jesús dijo en la tierra a sus discípulos cuando se estaba yendo, es que con su partida estaría más cerca de sus corazones, palabras que quedaron grabadas en sus mentes.
Él ratifica la irrevocable y eterna comisión a sus discípulos,
(y los discípulos de los discípulos), para que lleven las Buenas Nuevas de Salvación a todos aquellos que nunca la han escuchado.
Mateo 28:19-20. Marcos 16:14-18. Lucas 24:36-49.
1ª La comisión consistió en que ellos debían predicar, proclamar el evangelio de salvación dando a conocer su reino a todos los hombres sin acepción de personas, raza o color.
Mateo 28:19.Marcos 16:15. Lucas 24:47

que debían predicar y enseñar que es el arrepentimiento y que el perdón de los pecados solo es en su nombre, por medio de su hijo Jesucristo.
Comenzando por nuestra casa primeramente.
Mateo 28:19.Marcos 16:17.Lucas 24:47.

que debían hacer discípulos a todas las naciones.
Esto es enseñar a todos los hombres de todo lugar como seguir a Jesucristo.
Mateo 28:19.Marcos 16:15. Lucas 24:47.
Que deberían enseñarles a todos los hombres
 que todo el que crea en este mensaje debe ser
bautizado si quiere ser salvo de lo contrarios será condenado.
Mateo 28:19. Marcos 16:16.Juan 20:23.

5ª  que deberían enseñar que nosotros como iglesia debemos tener presente todas las cosas que Jesús enseño, porque de esa manera el estará con nosotros hasta el fin del mundo.
Mateo 28:20.

6ª  debemos enseñar que Dios prometió ungirnos con el poder de su Espíritu Santo.
Pero debemos crecer en el conocimiento de la voluntad de Dios, antes de salir a predicar.
Lucas 24:49. Juan 20:21-23.

7ª que deberían enseñarles a todos los hombres, que todo el que cree en este mensaje del evangelio, Dios les promete que señales de poder y hechos milagrosos respaldaran la predicación del evangelio.
Marcos 16:17-18

Vemos que todos los pasajes que habla la comisión, nos deja claro que todo lo debemos hacer en su nombre.
Colosenses 3:17,23.

El evangelista Mateo nos confirma esta orden.
Bautizándolos en el NOMBRE del Padre y del HIJO y del ESPIRITU SANTO. Mateo 28:19.

El evangelista Marcos nos confirma también esta orden.
Y esas señales seguirán a los que creen. En mi NOMBRE echaran fuera demonios.
Marcos 16:17.
El evangelista Lucas también confirma esta orden.
Que se debe predicar en su NOMBRE el arrepentimiento y el perdón de pecados.
Lucas 24:47.
El evangelista Juan también nos confirma esta orden.
Que todo esto se ha escrito para que se crea que Jesús es el Cristo y así creyendo obtengamos la vida eterna en su NOMBRE.
Juan 20:31.

También debemos enseñar que solo en ese NOMBRE hay salvación.
Hechos 4:12. 1ª Timoteo 2:5. Romanos 10:13.

Debemos enseñar que ese nombre fue dado para salvación.
Mateo 1:23. Lucas 1:31. Isaías 7:14.

Debemos enseñar que solo en ese NOMBRE hay
 perdón de pecados.
Hechos 2:38. Lucas 24:47. Hechos 10:43.

Debemos enseñar que el bautismo debe ser en su NOMBRE.
Hechos 10:48. Hechos 2:38. Hechos 19:3-5.
Hechos 22:16. Hechos 8:16.

Debemos enseñar que al que se debe seguir es a Jesús y que los que se bautizaron de otra forma deben volverse a bautizar para que les sea invocado el NOMBRE  de Jesús.
Hechos 3:19.

Debemos enseñar que en su NOMBRE se doblara toda rodilla.
Filipenses 2:8:11. Efesios 4:4-5.

Debemos enseñar que todo lo que hagamos debe ser en el NOMBRE de Jesús.
Colosenses 3:17,23.Romanos 10:13. Filipenses 2:8-11.

1.           La Iglesia primitiva se compromete con la Gran
2.           Comisión. 
Cuando vamos al libro de Hechos vemos la responsabilidad y seriedad con que la iglesia primitiva tomó la orden de llevar el evangelio a todo el mundo.

En Hechos 1:8
5. Llevareis este mensaje a todos los confines del mundo. 
Una vez más vemos el énfasis que pone Jesús en las palabras a sus discípulos para llevar el  evangelio a todos los confines del mundo.
Por consiguiente el Espíritu Santo ha sido enviado para ayudar a los seguidores de Jesús a completar la Gran Comisión. 
El libro de Hechos narra cómo los discípulos predicaron en todo Jerusalén, y vemos como fueron amedrantados:
Hechos 5:28-29.

Los Apóstoles son acusados por el Gran Sacerdote, cuando dice ' Y ahora habéis llenado a Jerusalén de vuestra doctrina’. Sin embargo, puedes notar también a través del evangelio que los discípulos no se quedaron tan solo en Jerusalén sino que van predicando en todo el mundo, cuando los discípulos van tan lejos como Tesalónica, vemos como se les opusieron los judíos,
Hechos 17:6,  Hechos 19:10.

Hacer discípulos para el fortalecimiento de la iglesia
Sin producir discípulos de Jesús, una Congregación no tiene futuro.
Los discípulos, conforme aprenden, se van integrando al servicio de Dios.
La iglesia no estará lista para seguir caminando incluso hay riesgo de desaparecer.  No es posible que los discípulos sigamos creyendo que somos indispensables para el Señor; recordemos que los discípulos sólo somos siervos, colaboradores.
1 Corintios 3:9-13. 2 Timoteo 2:1-3.
Con esto, hermanos, damos por terminada la serie Verdaderos Discípulos.  Le animamos a llevar todas estas enseñanzas a la práctica para llegar realmente a ser discípulos de nuestro Señor Jesucristo.

Cuantos quieren ser Sinceramente discípulos de calidad y fieles al Señor, pídele  la gracia para seguir adelante. A nuestra meta, que es llegar a ser semejantes a Jesús.

LOS DISCIPULOS SOMOS LA SAL DE LA TIERRA.
Mateo 5:13.  
¿Qué es la Sal?
La sal es el condimento más antiguo usado por el hombre. 
Para sazonar la comida.  El libro de Job que fue escrito hace unos 3500 años hace una mención sobre la sal en el Capítulo de
 Job 6:6. ¿Comerás desabrido sin sal? ¿O habrá gusto en la clara del huevo sin la sal?
El uso más primitivo de la sal es la conservación de los alimentos, por lo cual en la antigüedad se trataba de un producto muy apreciado.

¿POR QUÉ JESÚS LES DIJO A SUS DISCÍPULOS QUE ELLOS ERAN LA SAL DE LA TIERRA?
Jesús les habla a los suyos en
Mateo 5:13
Esto quiere decir que al nacer de nuevo, el ser humano ya tiene la capacidad o la cualidad de sazonar, de ponerle el ingrediente necesario en la porción exacta a las cosas de la vida.
El discípulo no llegará a ser, sino que ya es sal de la tierra.
Esto quiere decir que si enseñamos bien y formamos debidamente a una persona a ser discípulo de Dios este será prudente tendrá esa  virtud que consiste en discernir y distinguir lo que es bueno o desagradable para Dios, y así sabrá si  seguirlo o huir de ello.

  • La sal en la Biblia tiene diversos simbolismos en las escrituras.
Por ejemplo cuando se ofrecían los sacrificios en el Antiguo Testamento se ofrecía a un animal de lo mejor del ganado o las primicias de la cosecha, lo cual habla de que al Señor se
le debe ofrecer lo mejor de nuestro ser. 
Enseguida el sacerdote esparcía sal sobre el sacrificio:
Ezequiel 43:23-24.
PACTO DE SAL
Levítico 2:13.
El pacto de sal simboliza el compromiso de Dios de
cumplir su palabra y sus promesas;  mientras el sacerdote por su parte se comprometía a consagrarse solamente al Señor.
Cuando Jesús dice que somos la sal de la tierra, deja claro que sus discípulos tenemos la misma función que esa sal: nos conservamos, nos guardamos caminando en santidad “apartados” para Dios.
Romanos 12:1-2.
En estos versículos, el apóstol Pablo nos exhorta a ser santos que significan apartados para Jesucristo.
Debemos ser exclusivos, y agradables para Dios, actuando de manera racional, es decir, de acuerdo con los razonamientos de Dios y no mediante nuestro propio racionamiento ajeno a las escrituras. 
Pablo nos anima a no conformarnos ni amoldarnos al estilo de vida de estos tiempos y al pensamiento del mundo, sino que transformemos nuestro entendimiento y nuestra mente.

Aquí la palabra transformaos, es como el ejemplo de la conversión de la oruga en mariposa. 
De igual manera Jesús nos pide que nos convirtamos de
nuestra vieja manera de vivir terrenal a la de un verdadero discípulo, que pasemos de la naturaleza humana, por medio de la palabra y su aceptación, es  que Jesús obra en nosotros para que vivamos en la buena voluntad de Dios y ser así agradables y perfectos ante Él al obedecer su voluntad.

¿EN QUÉ SENTIDO SOMOS LA SAL DE LA TIERRA?
Jesús ha dicho que sus discípulos hacen lo mismo que la sal: conservar, guardar y preservar, cualidades aplicadas en este caso a las verdades eternas que se nos han depositado. 
Esta afirmación implica también que un verdadero discípulo
no mancha su vida con inmoralidad o con fraudes, sino que
se mantiene honesto e íntegro.   
No se deben diluir las verdades del evangelio, necesitamos la medida exacta de la palabra de Dios para aplicarla en cada situación de la vida.
Y sin embargo esa es una de las fallas constantes de muchos cristianos de nuestros días: que ofrecen un evangelio impuro, con restricciones y propósitos, que no es lo que Jesús nos encargó, Si alguien lo sigue le hace daño.

Como la sal, el discípulo debe de conservar las verdades del evangelio. ¿Cómo? A través de su testimonio, en su forma de vivir y reflejar la voluntad de Dios a los demás. 
Ahora, es necesario entender que cuando un cristiano preserva las verdades del evangelio contrasta con los que no son creyentes, quienes se ven así confrontados con su pecado e incluso pueden responder con agresión. 
Y es que un verdadero discípulo no busca la gratitud o el reconocimiento de los hombres, está lejos de necesitar el aplauso del mundo:
Marcos 9:33-35. Lucas 17:7-10.
Jesús no nos deja siquiera una milésima de espacio para que nosotros recibamos reconocimiento: toda la gloria es enteramente Suya.
El corazón del hombre tiende a idolatrar, pero un verdadero discípulo debe ser prudente. 
Así nos deja también un valioso ejemplo respecto al ser
usados por Dios: también en esta área hay que sazonar con
sal, con la medida justa según la
Palabra.  Lucas 14:34.

¿DISTINCIÓN DE LA BUENA SAL?
Para terminar, regresamos a nuestro versículo inicial:
Mateo 5:13.
Encontramos aquí la palabra “desvaneciere” literalmente es cuando la sal se desvanece y pierde su sabor.  El simbólico implica volverse un necio, enloquecer. 
Un verdadero discípulo tiene la Biblia como norma de vida y no requiere respuestas ajenas a la sana Palabra de Dios. 
En contraparte, muchos buscan respuestas en Los motivadores, en los estudiosos de la mente  humana, en los filósofos o en doctrinas novedosas que apoyen sus intereses. 
Con ello muestran que no son discípulos, en su necedad, en su falta de sabor, en su ausencia de sal.
1 Timoteo 6:3-10.
El evangelio que muchos predican hoy ha perdido el rumbo que demarco Dios, porque precisamente, tales cristianos han perdido su rumbo a la Cruz, son enemigos del sufrimiento y no quieren renunciar a las riquezas terrenales.  Y su “sal” es para muerte también.

A los discípulos del Señor nos corresponde guardar la sal del Verdadero Evangelio. Guardémonos en el señor.  Y que nuestro mensaje y nuestras vidas confronten el pecado.

Dos de las cualidades de la Sal que Jesús tenía en mente eran:
1.- Su poder de conservación
2.- La cualidad de dar sabor y sazón.
Jesús nos pide que conservemos y guardemos las verdades del evangelio y aplicar esas verdades en la medida exacta para darle el verdadero sentido a la vida y el mejor sabor a las cosas que nos pasan en la vida.
En Apocalipsis, el Señor le habla a la iglesia en Filadelfia, la cual constituye el prototipo de lo que Él espera encontrar en nosotros cuando vuelva:
Apocalipsis. 3:8.
Observemos las dos cosas que los cristianos de Filadelfia hicieron:
1.- “Has guardado mi palabra”. La palabra guardado aquí, significa conservado, obedecido.  
¿Qué conservó la iglesia en Filadelfia?
Conservó las verdades del evangelio sin diluirlas para que no pierdan su sabor. 
Si uno prepara una olla de sopa para diez personas y la sazona sólo con 5 gramos de sal no va a saber a nada, estará insípida; pero si se le agrega un kilogramo de sal quedara salada y tampoco servirá: hay que usar la cantidad exacta de sal para que tenga buen sabor.

2.- “No has negado mi nombre”. Aunque hacerlo provoca
persecución y ataques verbales o físicos como ya lo vimos en estudios anteriores, esta iglesia era fiel al respecto.
Cuando nosotros vivimos conforme la voluntad de Dios y nos apartamos de las costumbres del mundo esta es una forma de no negar su nombre.
Pero cuando decimos ser Cristianos y vivimos siguiendo la corriente de este mundo en ideales y proyectos dejándonos llevar por nuestros impulsos y dejamos la voluntad de Dios en segundo plano, esta es una forma de negar el nombre del Señor.

LOS DISCIPULOS SOMOS LUZ DEL MUNDO
Mateo 5: 14-16   En 1 Juan 1:5,
De manera simbólica, Juan pone en contraste la LUZ con las TINIEBLAS: la luz representa la pureza, lo santo, lo justo y lo bueno de Dios, mientras que las tinieblas representan la condición de corrupción, de depravación, de maldad, de pecado de los hombres. 
¿Por qué Juan comparó a Dios con la Luz?
Analicemos las cualidades de la luz.
1.- La luz viaja siempre en línea recta.
  Dios es justo, su palabra es recta y Dios habla directamente, sin rodeos.

2.-  La luz recorre 300 mil kilómetros por segundo,
irradiando a toda velocidad todo sitio sobre el cual viaja.
Cuando entra usted a su recamara por la noche y enciende la luz, toda la habitación se ilumina de inmediato.
Dios por su parte es omnipresente, él no viaja como la luz, él está en cualquier lugar y lo llena todo en todo.

3.- La luz disipa totalmente las tinieblas, no puede haber luz y oscuridad a la vez. De igual manera donde está Dios el mal se aleja. 
En lo espiritual las tinieblas simbolizan corrupción, pecado, inmoralidad y ausencia de
Dios.  Su luz las disipa.
Veamos algunos versículos que nos hablan de la luz de Dios:
Juan 1:4-5.
Juan 3:19.
De lo anterior se entiende que al encenderse la luz del
evangelio algunos huyen de ella; no quieren escuchar ni recibir nada de Dios, se han habituado a vivir lejos de Él, aman la oscuridad y la inmundicia.
Esta es una reacción natural de los incrédulos que se obstinan en permanecer en sus transgresiones.
Sin embargo siempre habrá hombres y mujeres dispuestos a recibir la luz del evangelio.

Juan 8:12. Cada uno, como discípulo de Dios, necesita conocer Su Voluntad declarada en el Evangelio, que es luz que alumbra nuestro camino, pues aunque estamos en el mundo no somos del mundo. 
Como habitamos en medio de las tinieblas, necesitamos que la Luz de su Palabra nos ilumine.
Juan 9:5  Juan 12:46  1ª Juan 2:9.
Dios es luz, Jesús es la luz del mundo y su palabra también es luz del mundo.
Salmo 119:105   Proverbios 6:23 

4.- La luz participa en un fenómeno físico llamado reflexión, en el cual cada rayo rebota sobre superficies pulidas como un espejo.
Si usted despierta en medio de la oscuridad y se planta frente al espejo no verá absolutamente nada, pero si enciende la luz ya podrá observarse en el espejo. 
Eso ocurre gracias a la acción de la luz, no a la acción del espejo. Asimismo la luz del evangelio es la que nos hace ver la condición en la que nos encontramos, de ahí la importancia de ser iluminado con la luz del evangelio y no con sabiduría o con teorías humanas.
5.- Otro fenómeno asociado a la luz es la modificación, el cual ocurre cuando la luz atraviesa el agua, más no en línea recta, sino de forma dispersa, lo cual se debe a que en el medio acuático la luz disminuye su velocidad.

La  aplicación espiritual es muy similar: la palabra de Dios, que es luz, entra por nuestros oídos y se refracta hacia nuestro corazón, a la mente, a la conciencia y a todo nuestro ser.
Hebreos 4:12  

Esta palabra debemos leerla primero como esa
carta que Dios nos dejó para que podamos conocer a Dios y poder comprender como él quiere que vivamos nosotros, así sabremos cómo estamos ante Dios y corregir nuestros errores.

Después de que Dios ha hecho este proceso, Dios nos usa para ayudar a otros a conocer que es lo que Dios quiere de ellos y ayudarlos a que ellos vean también con claridad la voluntad de Dios, y así Dios los ayudara a corregir lo que este mal ante los ojos de Dios.
De ahí la importancia de hablar de Cristo, de la verdadera luz del evangelio a toda persona, lo cual ilumina el entendimiento.
De hecho ahora mismo, al leer estas líneas, ninguno se escapa de recibir Su Luz.
Nuestros ojos son la lámpara a nuestro cuerpo.
Mateo 6:22-23.
Jesús dice que la lámpara del cuerpo es el ojo, pero no nos habla del órgano que hace posible la visión, sino de un ojo espiritual. 
El globo ocular no ilumina el cuerpo, es obvio, sólo
entendiendo estas palabras en el ámbito espiritual comprendemos su significado. 
La palabra “bueno” significa ver en una sola dirección, ante lo cual cabe preguntarnos
¿cuál es la dirección espiritual, en la cual nuestros ojos deben de ver?
La Biblia dice que debemos poner nuestros ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe; sin embargo en el  mundo y aún en las iglesias muchos ponen los ojos en los hombres, en los líderes, en los cantantes.
Debemos eliminar toda distracción respecto al mundo y poner nuestra mirada siempre en el Señor.

Recordemos cuando dos ángeles vinieron a Lot para advertirle que Dios destruiría Sodoma y Gomorra.  Le indican que abandone su ciudad, junto con su familia, sin mirar atrás y sin parar hasta pasar la llanura. 
Más la esposa de Lot miró hacia atrás y quedó convertida en estatua de sal. 

¿Qué significa esto? Jesús nos lo explica:
Lucas 9:62 
Es decir, si tú eres un verdadero discípulo no puedes decir yo amo a Cristo pero me gusta el mundo.
Es imposible, el tal no es un discípulo.
Por su parte la palabra maligno significa: ver lo perverso, ver lo corrupto, ver lo inmoral.
La forma en que Dios diseñó la anatomía del globo ocular también arroja luz para entender mejor:

La retina tiene millones de bastones y conos. Gracias a ellos podemos ver a colores. Cuando baja la intensidad de la luz, los conos que están en la retina no reaccionan y se nos nubla la vista, entonces los bastones se adaptan paulatinamente a la condición de oscuridad, lo cual logran en un lapso de unos cuantos minutos.
Así ocurre con algunos cristianos que no ponen su vista en la luz de Cristo, en el evangelio de la Luz: giran su vista a las penumbras buscando encajar en el mundo y no ven con claridad; ya han nacido de nuevo,  pero un falso evangelio los tiene en penumbras, mostrándoles un Jesús que los induce a buscar la prosperidad de este mundo y no la espiritual.
Y esto no es lo que enseña Jesús a través de la Biblia, por lo tanto, carece de luz. 

En estas condiciones, cuando vienen los sinsabores de la vida, no saben qué hacer porque carecen de la luz del evangelio que les brindaría dirección.
Nuestra vista natural puede ser defectuosa por males como la miopía (tienes que acercarte a las cosas para poder verlas bien) o el astigmatismo (tienes que alejarte de las cosas para poder apreciarlas).
Todo indica que en lo espiritual muchos cristianos necesitan una intervención para quitar de sus ojos las tinieblas en las que su vida ya está envuelta. 
Es el caso de aquellos que habiendo recibido el Evangelio no cambian de vida, que no experimentan los efectos de una verdadera conversión, que se dicen cristianos y pretenden
Engañar a quienes les rodean y aún engañarse a sí mismos. 
Afirman que ven, pero viven en la oscuridad.

La luz del evangelio en alta definición.
El ojo humano tiene la habilidad de descomponer los rayos de luz blanca para que el cerebro aprecie los colores.
Eso nos diferencia de la mayoría de los animales que, aunque también ven, no pueden apreciar el color. 

Esto mismo ocurre en nuestra vida espiritual: cuando estamos acostumbrados a recibir enseñanzas superficiales, sin sustento o desviadas sobre el Evangelio es como si viéramos apenas a Dios como una sombra de un solo color. 

Mas si el líder asume la responsabilidad de estudiar a fondo la Palabra y la enseña con el corazón, sus ovejas comienzan a ver colores. 
Si el estudioso se esmera más, para profundizar en ella todo se va esclareciendo para él y para quienes reciben sus enseñanzas
Recibimos así, por decirlo de algún modo, la Palabra en alta definición.
Somos luz del Mundo
Jesús dijo a sus discípulos que somos la luz del mundo.
Eso quiere decir que tenemos la capacidad de reflejar y refractar la luz que recibimos y mostrarla al mundo.
Aquí la palabra mundo significa, la gente que no conoce a Dios, los que están en tinieblas.
Mas Cristo, quien es Luz y nos ha dado la luz, va puliendo y formando nuestro carácter.
Mientras más nos parecemos a Él, más reflejamos Su Luz y la transmitimos al mundo.

¿CÓMO VAMOS A REFLEJAR LA LUZ QUE CRISTO NOS HA DADO?
Con nuestra vida, con nuestro testimonio.
Por ejemplo, ¿cuántas esposas esperan la conversión
 de sus maridos al Señor? La Biblia dice cómo hacerlo:
1 Pedro 3:1
Tristemente muchos líderes de la iglesia de hoy, están en penumbras, y aconsejan a mujeres que atraviesan por esta situación que le den prioridad a servir en la iglesia aunque ello les cueste descuidar su casa y a su marido, todo en nombre del amor a Dios. 
Algunos hasta llegan, torpemente, a sugerir el divorcio. 
El  poder de mando hace que olviden lo que dice la Palabra al respecto: que las mujeres estén sujetas a sus maridos para que también los que no creen a la palabra sean ganados sin palabras por la conducta de sus esposas, es decir, por el ejemplo, por su testimonio, atendiendo bien sus deberes primeramente con los suyos, pero esto tiene que hacerse voluntariamente, si no se sujeta por voluntad propia de obedecer a Dios sino por obligación entonces no surgirá el poder de Dios de obrar para un cambio positivo ante los ojos del Señor.

Nuestro caminar en la luz de Cristo debe ser voluntario, al hacerlo por voluntad propia el señor nos da gozo y renueva las fuerzas en nuestro ser interior dando paz y confianza para esperar en el señor hasta que él haga la obra. Y esto dice más que nuestras palabras.
¿QUÉ ES LA FE?
a) Es la esperanza y confianza en lo que se espera, creer en lo que uno no ha visto. Es la confianza a las promesas de Dios y la obediencia a los mandamientos de Dios.
Hebreos.11:1
B. Veamos y analicemos algunos aspectos importantes de la Fe.
QUE ES TENER FE:
CREER: Es indispensable para la salvación del hombre, creer en lo que Jesús me dice a través de su palabra.
Hechos 16:30,31. Marcos 16:16. 
I. La Fe es esencial para la salvación.
a)  La Fe es necesaria e importante para la salvación.
El deseo de Dios es salvar al hombre pecador pero para que esto sea posible el hombre tiene que creer en Cristo Jes
ús”.
Juan.3:16,17.
 b) “El Evangelio es poderoso para salvar al pecador pero únicamente si este tiene fe”.
Romanos.1:16,17.
c) “La Fe es el medio por el cual la gracia de Dios llega al corazón humano”.
Efes.2:8-9.
d) Sin fe es imposible agradarle al Señor.
Heb.11:6.
II.
¿Cómo se produce la Fe?
¿En qué debemos basar nuestra Fe? 
A. Muchas personas basan su fe sencillamente en sus propias creencias, ideas,
Opiniones y tradiciones.
B. La Fe verdadera, se basa en La Palabra de Dios (la Biblia). Y nace o se
produce por escuchar la palabra de Dios.
Rom.10:17.
c) La Palabra de Dios produce la Fe salvadora.
3. La Fe viene por el oír.
4. La Palabra de Dios + Oír = Fe.
C. En todos los casos de conversión del Nuevo Testamento se nota claramente
que llegaron a creer por haber escuchado el mensaje de Dios.
Hechos.4:4. Hechos.15:7. Hechos.17:11-12.

d)  Si queremos tener Fe, tiene que ser por este medio (escuchar la palabra)
no por sueños, visiones ni experiencias, sino por la palabra de Dios.
Juan.20:30,31. 

III. ¿En qué debemos tener Fe?
A. En la sangre de Cristo. Ella limpia el alma, miles de buenas obras no lo pueden hacer.
Rom.3:24-25.
B. En la palabra de Cristo y en Cristo mismo.
Juan.12:44-50.

C. Creer en el evangelio, las buenas nuevas de Jesucristo.
Marc.16:15-16. 
Iv. ¿Cuáles son los Tipos de Fe?
A. Fe muerta o vana ———> La fe que no obedece es una Fe muerta que no sirve para alcanzar la
salvación.
Sant.2:17,19.
b)  Esta Fe inactiva y desobediente es la misma que tienen los demonios.
3. La Fe Bíblica se demuestra obedeciendo la Palabra de Dios.
4. (ejemplo, historia)
B. Fe Débil. ———> (Rom.4:19)

C. Fe Fuerte. ————> (Rom.4:20)
D. Poca Fe. ———> (Mat.6:30)
E. Fe Grande.
——–> (Mat.8:10)

F. Como es nuestra Fe? Todos los hombres de Fe la demostraron por medio
de sus obras.
G. La Fe debe manifestarse en el sincero arrepentimiento, la confesi
ón pública
de ella (Jesús es el hijo de Dios) y el bautismo en Cristo para que sea salvo
por medio de la fe. Sin la Fe todo esto no vale nada pero sin estas expresiones
de una fe viva, la fe no vale nada tampoco.

F. “El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que reh
úsa creer
en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él”.
(Juan.3:36)
Recordemos que creer es obedecer. Por lo tanto: “Obedezca a Cristo en todo”.
DEBE ARREPENTIRSE:
Todos somos pecadores, por lo tanto todos debemos arrepentirnos.
Mateo.9:12,13.
B. Dios es grande en misericordia y por esto no quiere que ninguno perezca, sino que procedan al arrepentimiento.
2ª Pedro.3:9.
Perecer:= es ser destruidos o muertos espiritualmente, perderse.
C. Por esto Dios manda a todos los hombres el arrepentimiento.
Hechos.17:30-31.
D. Debemos arrepentirnos de nuestros pecados porque Habrá un juicio. v.31.

1. El temor al juicio de Dios debe ser motivación para el arrepentimiento.
(2ª Corintios.7:9-10)
E. Cuando un pecador se arrepiente hay Gozo en el cielo.
(Lucas.15:7)
¿El Nuevo Testamento Enseña todos los DIEZ MANDAMIENTOS? La mayoría de los quienes profesan seguir a Cristo creen que todos los Diez Mandamientos fueron abolidos por el sacrificio de Jesucristo. Ellos creen que Cristo vino para “abolir” esos “severos” mandamientos. Algunos creen que Él restituyó algunos de ellos. Aún otros creen que Él remplazó los Diez Mandamientos con un nuevo mandamiento.
Aunque estas personas pueden ser sinceras, ellas han sido engañadas por el “dios de este mundo” (2ª Corintios. 4:4; Apocalipsis. 12:9), quien ha usado a sus falsos ministros para darles de comer con cuchara la falsedad doctrinal (2ª Corintios. 11:13-15).
En lugar de permitirle a la Biblia a que se interprete a sí misma, la mayoría de las personas leen en las escrituras cualquier significado que ellas ya han tomado y asumido que está correcto. Ellos pasan por alto lo que Cristo dijo en Mateo 5: “No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir” (vs. 17). Este es el mismo Cristo que profetizó en Isaías 42: “El ETERNO se complació por amor de su justicia en magnificar la ley y engrandecerla” (vs. 21).
¿Qué hay de usted? ¿Está usted dispuesto a permitirle a la Biblia que se interprete por sí misma? ¿Está usted dispuesto a ir a las escrituras con una mente enseñable, abierta y que le permita a Dios “hablarle” — decirle Su voluntad — a
través de Su Palabra?
Si es así, usted ya se ha apartado de la mayoría de quienes Cristo dijo: “Este pueblo de labios me honra, mas su corazón está lejos de mí. Pues en vano me honran, enseñando como doctrinas mandamientos de hombres. Porque dejando el mandamiento de Dios, os aferráis a la tradición de los hombres… Bien invalidáis el mandamiento de Dios para guardar vuestra tradición” (Marcos 7:6-9).
En Pentecostés, año 31 D.C., Dios fundó Su Iglesia sobre las enseñanzas de Sus apóstoles y profetas (Efe. 2:19-20). Desde entonces, aquellos de la verdadera Iglesia siempre han continuado guardando las enseñanzas de los apóstoles (Hechos 2:42).
Los apóstoles Pedro y Juan les enseñaron a los cristianos a caminar como Cristo caminó — a vivir de la manera en que Él vivió (1ª Pedro 2:21; I Juan 2:6). El apóstol Pablo les instruyó a los cristianos — tanto judíos como gentiles — para que lo siguieran a él como él seguía a Cristo (1ª Corintios. 11:1).
Así que, ¿enseñó Jesucristo, El Apóstol Principal (Hebreos. 3:1), los Diez Mandamientos? ¿Les ordenó Él a Sus apóstoles hacer lo mismo? En otras palabras, ¿son todos los Diez Mandamientos enseñados en el Nuevo Testamento? Sólo los verdaderos cristianos — aquellos con el Espíritu de Dios en sus mentes — pueden tener la esperanza de amar a otros como lo hace Cristo. El hombre carnal no puede.
Pero, ¿qué acerca del “nuevo mandamiento” en 1ª Juan 2:8?
¿Qué es lo que es “verdadero en Cristo” y “en” los cristianos?  La respuesta está en Juan 16:13-15, donde
 Cristo animó a Sus discípulos en la víspera de Su crucifixión. “Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque [éste] no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir. Él me glorificará; porque [éste] tomará de lo mío, y os lo hará saber. Todo lo que tiene el Padre es mío; por eso dije que [éste] tomará de lo mío, y os lo hará saber”.
Es el Espíritu Santo — el “Espíritu de verdad” — el que es “verdadero en Cristo”, y en Sus siervos, miembros de Su Iglesia. Este mismo espíritu separa al pueblo de Dios del mundo, convirtiendo sus mentes en la mente de Cristo. El Espíritu Santo habilita la mente del cristiano, facultándola para amar en la forma en que Cristo y Dios el Padre lo hacen. Sin este, ningún ser humano puede cumplir de manera perfecta I Corintios 13: “El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, más se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor nunca deja de ser” (vs. 4-8).
En 2ª Juan 5-6, Juan escribió: “Y ahora te ruego, señora, no como escribiéndote un nuevo mandamiento, sino el que hemos tenido desde el principio, que nos amemos unos a otros. Y este es el amor, que andemos según sus mandamientos. Este es el mandamiento: que andéis en amor, como vosotros habéis oído desde el principio”. Esta escritura no remplaza o elimina los Diez Mandamientos. En cambio, los refuerza.
Los Diez Mandamientos existieron antes de Moisés, desde el tiempo de la Creación. Todos los diez fueron enseñados a lo largo del Nuevo Testamento. Ellos aún están en efecto hoy día.
1. ¿QUÉ NOS ACONSEJA EL SALMISTA RESPECTO EL ENOJO? Salmo 37:8.
RESPUESTA: "Refrena tu enojo, abandona la ira; no te irrites, pues esto conduce al mal."

2. ¿Qué puede suceder si nos enojamos con facilidad?
Proverbios 14:17.
RESPUESTA: "El iracundo comete locuras, pero el prudente sabe aguantar."
3. ¿Quién es mejor que los fuertes o poderosos?
Proverbios 16:32.
RESPUESTA: "Más vale ser paciente que valiente; más vale dominarse a sí mismo que conquistar ciudades. "

4. ¿Qué puede detener un arrebato de furia y cuál es la honra? Proverbios 19:11.
RESPUESTA: "El buen juicio hace al hombre paciente; su gloria es pasar por alto la ofensa. "

5. Cuando alguien está airado, ¿qué es lo mejor que se puede hacer en ese momento? Proverbios 22:24.
RESPUESTA: "No te hagas amigo de gente violenta, ni te juntes con los iracundos".

NOTA: Es muy fácil caer en la tentación de acudir a personas o "amigos" a los que acudir después de tener un problema, buscando "comprensión", cuando lo que buscamos en realidad es afirmarnos en nuestra decisión de enfadarnos y reaccionar de forma inadecuada, en vez de procurar la reconciliación y el perdón.

6. Salomón aconseja no apresurarse, ¿a qué? Eclesiastés 7:9.
RESPUESTA: "No te dejes llevar por el enojo que sólo abriga el corazón del necio".

7. ¿Qué consecuencia tiene el enojo según Jesús? Mateo 5:22.
RESPUESTA: "Pero yo les digo que todo el que se enoje con su hermano quedará sujeto al juicio del tribunal. Es más, cualquiera que insulte a su hermano quedará sujeto al juicio del Consejo. Pero cualquiera que lo maldiga quedará sujeto al juicio del infierno".

8. ¿Qué nos aconseja Pablo que dejemos? Colosenses 3:8.
RESPUESTA: "Pero ahora abandonen también todo esto: enojo, ira, malicia, calumnia y lenguaje obsceno."

9. ¿Cómo debemos ser según Santiago? Santiago 1:19.
RESPUESTA: "Mis queridos hermanos, tengan presente esto: Todos deben estar listos para escuchar, y ser lentos para hablar y para enojarse".

NOTA: No es fácil controlarse en ciertos momentos, pero siempre tendremos que brindar la oportunidad del diálogo con las partes afectadas. Alejandro Magno tenía una costumbre que ilustra muy bien este punto. Cuando alguien acudía a él para acusar a otra persona, Alejandro se tapaba una oreja con la mano. Le preguntaron por qué hacía eso y la respuesta fue que hacía eso porque se reservaba esa oreja para escuchar a la tercera parte acusada y así tener un juicio imparcial.

10. ¿Puede el hombre airarse sin pecar? Efesios 4:26.
RESPUESTA: "«Si se enojan, no pequen.» No dejen que el sol se ponga estando aún enojados".

NOTA: Aunque hay situaciones extremas que requieren más de un día de reflexión, por regla general lo ideal es no dejar que llegue a acabarse el día sin solucionar la discusión.

11. ¿Qué sucede si damos rienda suelta al enojo? Efesios 4:27.
RESPUESTA: "Ni den cabida al diablo".

12. El diablo espera el momento débil para entrometerse, ¿qué debemos hacer entonces? Santiago 4:7.
RESPUESTA: "Así que sométanse a Dios. Resistan al diablo, y él huirá de ustedes".

13. Cuando hemos ofendido a alguien, con o sin motivo, ¿qué debemos hacer primero para ser perdonados?
RESPUESTA:
Marcos 11:25.
Lucas 11:4
14. ¿Cuántas veces he de perdonar?
Lucas 17:4.
15. ¿Qué dijo Jesús a Pedro ante la misma pregunta? Mateo 18:21, 22.
16. ¿Cómo debemos ser entonces?

RESPUESTA:
Efesios 4:32
Colosenses 3:13
17. ¿Cuál es el método para perdonar al hermano? Mateo 18:15-17.
18. ¿Qué consejo nos da Jesús si hay alguien enfadado con nosotros?
Mateo 5:23-25.
19. ¿Quién más nos tiene que perdonar además del ofendido? 1 Juan 2:1.
20. ¿Cómo llegarán a ser nuestros pecados? Isaías 1:18.
Aquí tenemos las mejores indicaciones que Dios nos da en su Palabra. Pero humanamente esto no es fácil, lo mejor es pedir ayuda a Dios en oración, pidiendo sabiduría y discernimiento  de su Palabra: " Si ustedes creen, recibirán

TIPOS DE DOCTRINA
DOCTRINA DE HOMBRES.
Cuando la enseñanza se enfoca en los rituales O tradiciones dejando de lado las normas y Leyes de Dios en cuanto a lo espiritual.
Dios no se agrada de lo que asemos.
MATEO 15: 8,9.

Nuestro corazón está lejos de Dios
ISAIAS 29:13
MARCOS 7:6-16
PORQUE QUEBRANTAIS el mandamiento. MATEO 15:3,6,9

DOCTRINA EXTRAÑA
Cuando la enseñanza se sale del enfoque espiritual con historias, y fabulas de hombres así desviando el tema principal del consejo bíblico.
1ºtimoteo 1:3-6
Santiago 3:13-16.
Afirmemos el corazón con la gracia HEBREOS 13:9.

DOCTRINA DE DEMONIOS
ya no enseñan a vivir por fe, Y prohíben ciertas cosas que no están escritas en la biblia.
1ºTIMOTEO 4:1-3
Normas que prohíben 1ºCORINTIOS 9:5
PEDRO ERA CASADO  MATEO 8:14
EL HOMBRE NO DEBE ESTAR SOLO GENESIS 2:18
Hombres que se hacen  pasar por  cristo  JUDAS 3,4
La virgen no es la mediadora 1ºTIMOTEO 2:4-5   HEBREOS 4:11-12
REQUISITOS PARA SER OBISPO 1ºTIMOTEO 3:2
No harás imágenes ni te inclinaras a ellas EXODO 20:4-6

SANA DOCTRINA
LOS QUE AMAMOS A DIOS VIVIMOS PARA ÉL
Ahora pues oye los estatutos. DEUTERONOMIO 4:1,2.
Exodo 20:2,17
El gran mandamiento. Deuteronomio 6:1,9
El primer mandamiento de todos. Marcos 12:29-31
Al señor tu dios adoraras. Mateo 4:10
Glorificad a Dios. 1ºcorintios 6:20
Cantadle a Jehová. Salmos 33:1-4
Teme a Dios y guarda sus mandamientos. Eclesiastés 12:13,14
No enseñes otra cosa. 1ºtimoteo 6:3-5
No quites ni añadas a las palabras. Apocalipsis 22:18-21
No rechaces la gracia de Dios. Hebreos 12:12-29 hebreos 3:11-19; 4:1

GRACIAS DOY A JESUCRISTO MI SEÑOR POR PERMITIRME COMPRENDER SU PALABRA.
DEBEMOS LLEVAR UNA VIDA DEVOCIONAL
Es indispensable que nos alimentemos diariamente con la palabra de Dios, y vivir una vida en comunión con Dios para ser fortalecidos en nuestra nueva vida.
Deuteronomio. 17:19-20. 1ª Timoteo 4:13,15-16. Hebreos 10:25. Colosenses 3:16.
8. Soy un Santo. “soy un apartado para Dios”
Después del bautizo Dios me limpia de todo pecado, y me aparta para que sea suyo. Y viva para él.   
Efesios. 1:1.1Corintios 1:2. Filipensese. 1:1
Fui escogido en Cristo antes de la fundación del mundo para ser santo y sin mancha delante de Él
(Efesios. 1:4-5).


No hay comentarios.:

Publicar un comentario