sábado, 22 de marzo de 2014

LA FAMILIA DE DIOS CONOZCAMOS SU IGLESIA

Lección #6 –
La Familia de Dios- Conocer su Iglesia

¡Bienvenido a la Familia de Dios!
Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.
- Jesús (Mateo 18:20).

¡Hay un poder especial en la comunión entre los hermanos!

Nuestra Meta – ¡No ser domingueros!
Aprender la importancia de compartir con otros cristianos.
El Bautismo y la Santa Cena.

Pregunta – Hay los que dicen - “Yo amo a Dios, pero no creo que es necesario congregarme con otros Cristianos.”
¿Cómo les contestamos?

No hay un cristiano “llanero solitario”
¡La Vida Cristiana se Vive en Comunidad!
“Enséñame con quién andas, y te enseño quien eres.”
Quiera o no, nos contagiamos el uno del otro. Es imposible crecer como cristiano sin tener amistad y compañerismo con otros creyentes.
Ser cristiano solo es como estar casado –
 ¡y mantener solo!
¡Qué tontería!
“Los unos a los otros…”
En el Nuevo Testamento se usa la expresión, “los unos a los otros,” un sin número veces. “Amad los unos a los otros.”

“Servid los unos a los otros.” “Perdonad los unos a los otros,” etc.
El mensaje es obvio. Para ser fiel a Dios y crecer en madurez Cristiana, es imprescindible compartir con otros cristianos y servir a Dios juntos. En la vida Cristiana, ¡No hay llanero solitario! ¡La vida Cristiana se vive en comunidad!

La Iglesia es el Cuerpo de Cristo
¡Es un Organismo Vivo y no una Organización!
“Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, así también Cristo…. Ustedes, pues, son el cuerpo de Cristo, y
Miembros cada uno en particular.”
 (1 Corintios. 12)

Hay una conexión armónica entre cada creyente en Jesús.
Todos tenemos un papel particular que desempeñar en su cuerpo.
Si el cuerpo falta un miembro, todo el cuerpo sufre terriblemente.
No podemos sobrevivir espiritualmente aparte de la iglesia.
¡Un miembro desconectado del cuerpo se muere!
¡Comprométase a no ser un cristiano “dominguero”!
Asistir a cultos y actividades. “Un carbón solo se enfría rápidamente.”
Hacer amigos Cristianos.
Nos contagiamos el uno del otro. Cultivemos amistadas cristianas que nos van a ayudar a crecer en nuestra relación con Cristo.
Servir siempre en alguna manera.
o Arregla sillas antes de una clase.
o Ayuda a cuidar niños durante cultos.
o Saluda una persona nueva.
o Recoge papeles después de servicios….etc.

Dar a la obra con ofrendas y diezmos –
Jesús dice, “donde está tu tesoro, allí estará tu corazón.”
Todos tenemos una obligación sagrada a devolverle a Dios lo que ya le pertenece y apoyar a su obra en el mundo.

¡Bautízate en el nombre de Jesús, y vivir en santidad “apartarse de las costumbres del mundo”

Las Ordenanzas Sagradas de la Iglesia
Las ordenanzas son…
Recuerdos Palpables de la Salvación
Actos Proféticos – Declarando Realidades Espirituales
¡Dios sabe que somos olvidadizos! Por esto, el Señor instituyó dos actos proféticos que nos dramatizan la realidad de nuestra salvación - el Bautismo y vivir en Santidad.

¿Qué significa el Bautismo en Agua invocando el Nombre de Jesús?

1. Nos Identifica como Seguidores de Jesús
Después de aceptar a Cristo, el bautismo es la forma principal de identificarse Formalmente como una “nueva criatura”
– un seguidor de Jesucristo. Es una Declaración pública de nuestra identidad en Cristo.
Es como la circuncisión para los judíos.
Se distinguieron a través de la circuncisión de niños. Los distinguió de todas las otras naciones.
2. Nos Recuerda de nuestro Compromiso con Cristo
¡El bautismo no se olvida!
Como Ceremonia y Anillo de Bodas - La ceremonia y anillo de bodas marcan una persona formalmente como “casada.” Es un compromiso público, testificado por los demás, para que no se pueda olvidar no negar.
De la misma manera, el acto de bautismo publico nos ayuda a recordar que no somos personas “normales” – estamos comprometidos con Cristo.
Cuando somos tentados a vivir conforme a nuestra vida anterior, solo hay que recordar nuestro bautismo.
“¡Me mojé delante de quinientas personas para declarar que hoy sigo a Jesucristo! Y ¡Soy una nueva criatura en Cristo!

3. Es un “entierro” del viejo “yo.”
Romanos 6:1-4
En cierta forma, el bautismo es un entierro.
Simbólicamente, morimos con Cristo, se entierra el viejo “yo,” y somos levantados a una nueva persona en Cristo.
En este acto, dramatizamos la muerte y resurrección de Cristo, y nos identificamos con él.
Cuando el acusador, Satanás, te condena y dice – “¡Este pecador merece la muerte!”
Puedes decir, -
“¡Me bauticé en el Nombre de Jesús! ¡Este acto me recuerda siempre que por fe, morí con Cristo para resucitar  en él, y que él pagó el precio por mis pecados!”

¿Por qué practicamos el bautismo por sumersión?
1. Es símbolo de Entierro - La sumersión representa una muerte, y nuevo nacer.
2. La palabra “bautizo” en el griego del Nuevo Testamento, significa, sumergirse; empaparse; saturarse.”
3. Simboliza entrega total con Jesús. Se confía a los brazos de Jesús.
4. Representa limpieza total en Jesús.
5. Corresponde mejor a las comparaciones Bíblicas.

a. El arca de Noé pasó por las aguas del diluvio
b. El pueblo de Israel pasó por el Mar Rojo,

¿Es necesario bautizarme si ya me bauticé cuando niño?
Sí. Nadie “nace cristiano.” Todos tenemos que aceptar a Cristo esto es una decisión personal  y voluntaria que nadie debe tomar por uno.
Y nacer espiritualmente – nacer de nuevo – tener un nuevo pensamiento en cuanto a la forma de vivir que debemos llevar para agradar a Dios, para ser salvo.

La Biblia enseña que el bautismo representa esta transformación espiritual. Es decir, el bautismo es para los que ya han experimentado el reconocer que necesitan de Jesucristo para ser salvos.

 El bautismo de un bebe, que no tiene entendimiento de lo que está pasando, no tiene significado espiritual.
Por lo tanto, presentamos a los bebes al Señor, pidiendo bendición en sus vidas para que puedan aceptar a Jesús un día cuando lleguen a la etapa adulta, y tomen la decisión por su propia voluntad.

¿Una persona se tiene que bautizar para ser salva?
Sí. Es uno de los pasos que debemos dar, después creer en
este mensaje de salvación.
El arrepentimiento lo demostramos obedeciendo lo que nos dice la Palabra de Dios.
La Biblia enseña claramente que la salvación es por la gracia de Dios:
(Efesios 2:8-9)  Claro que hay casos extremos en los que hay personas que creen en este mensaje de salvación pero por algún motivo extremo mueren ates de alcanzar a ser bautizados, estas personas alcanzan el perdón de Dios.
Pero no alcanzaron a purificarse para ser santificados.
Un ejemplo es el del ladrón en la cruz:

Lucas 23:33-43. El ladrón crucificado al lado de Jesús se arrepintió y puso su fe en Jesús. Por esta fe, el Señor le aseguró de que estaría con él en el paraíso ese mismo día. Nunca se bautizó.
Nunca asistió a un culto.

La salvación no se gana. ¡Se recibe! Solo debemos cree, recibir y aceptar el mensaje donde Jesús nos invita a venir a él para  recibir el perdón de nuestros pecados para ser salvos.
El bautismo es una forma de lavar nuestros pecados y ser limpiados para la salvación.
Sirve como una expresión pública de una
Fe privada.
Es una declaración inolvidable para todo el mundo - ¡Yo pertenezco a Jesús!

LA SANTA CENA
(1 Corintios 11:23-34). Las enseñanzas que les traigo son las mismas que recibí del Señor: la noche en que el Señor Jesús fue traicionado, tomó pan, y después de dar gracias a Dios, lo partió y dijo: «Este es mi cuerpo que doy por ustedes. Cómanlo como recordatorio de mí».
De la misma manera, después de comer, levantó la copa de vino y dijo: «Esta copa es el nuevo pacto* entre Dios y su pueblo, que es sellado con mi sangre.
Cuando beban el vino de esta copa, háganlo para recordarme». Cada vez que coman de este pan y beban de este vino, estarán anunciando la muerte del Señor hasta que
 él regrese.
Entonces, si alguien come el pan y bebe de la copa del Señor de una manera que no va de acuerdo con  su verdadero significado, estará cometiendo un pecado contra el cuerpo y la sangre del Señor.
Por eso, cada uno debe examinarse a sí mismo antes de comer el pan o beber de la copa.
Porque el que come y bebe sin considerar a los que forman el cuerpo del Señor, se condena a sí mismo. Por esto hay muchos entre ustedes que están enfermos y débiles, y también muchos otros han
Muerto.
Si nos examináramos bien, no seríamos condenados.
Pero cuando el Señor nos castiga es para mostrarnos
el camino correcto, para no tener que condenarnos con el resto del mundo.
¿Qué significa la Santa Cena?
La Santa Cena es un Memorial de la Muerte de Jesús.
¡La Santa Cena nos Recuerda del Sacrificio de Jesús!
¡La Salvación es más importante que cualquier otra cosa! Por esto, Jesús instituyó la Santa Cena como un recordatorio espiritual – una ceremonia regular para recordarnos de su muerte en la cruz.
No creemos que el pan se cambia para ser carne humana, pero sí representa el cuerpo de Cristo. Es un acto sagrado y profético, infundido por la presencia del Espíritu Santo.

LA SANTA CENA TAMBIÉN ES UN SIMBOLISMO
Mateo 26:39-42. De que su cuerpo es el pan, Este pan es la lectura de su Palabra de Dios para alimentarnos, y así recordar todo el sacrificio que hizo para salvarnos de la muerte eterna.
Y a la vez recordemos y sigamos el ejemplo de vida que nos dio, para que lo imitemos.
El vino simboliza los momentos amargos de aflicción de sacrificio que él paso.
Y que también debemos pasar.
Como lo dijo cuándo levanto la copa y pidió a Dios ¡que si se podía pasar por alto ese momento crucial!
Pero que de todas formas se hiciera la voluntad de Dios y no
la de él.
Ese ejemplo nos dejó Jesús, de que nuestro espíritu está dispuesto a amarlo y seguirlo pero en los momentos de dolor nuestra humanidad buscara echarse para atrás, pero debemos confiar en Dios que él nos ayudará a soportar y nos dará victoria.

Esa victoria no es dándonos lo que pedimos, sino  consolándonos y fortaleciéndonos y poniendo paz y gozo en nuestro corazón, al final de la prueba.
Por eso es tan importante tomar la cena, es decir alimentarnos cada día leyendo su palabra con entendimiento de que es lo que nos dice, para adquirir conocimiento de lo que nos ha de venir, por todo lo que tenemos que pasar y que no nos tome por sorpresa.
Y así no actuar como los que no conocen a Dios, que creen que Dios esta solo para complacerlos y su amor por el Señor solo llegan hasta cuando los problemas no están.
Y cuando vienen las aflicciones se alejan de Dios quejándose, renegando y desesperándose hasta amargar su alma. 1ª Corintios 11:27-34.

La Santa Cena Re-emplaza la Pascua de los Judíos – Jesús es el Cordero Sacrificado
La Pascua les recordaba a los judíos de su salvación de Egipto.
En la noche que Dios les salvó a los Israelitas de esclavitud en Egipto, él designó que se matara a un cordero en cada casa.
La familia puso la sangre sobre el dintel de la casa, y se sentó para comer el cordero. En la noche, el ángel de la muerte pasó por todo Egipto, matando a cada primogénito de cada casa que no fuera marcada con la sangre del cordero. Salieron todos los Israelitas de Egipto en aquella noche, escapando a través del Mar Rojo. Para recordar esa salvación tan grande, el Señor designó que se comiera la “cena pascual” cada año, en  memoria de lo que Dios hizo para salvarlos de su esclavitud.
Jesús comió esta cena pascual con sus discípulos antes de
ser crucificado, y explicó que el cordero lo representaba a él, y su muerte en la cruz. Desde ese momento en adelante, la Santa Cena reemplazó la Pascua para cristianos en memoria de la crucifixión de Jesús.

LA CENA DEL SEÑOR
INTRODUCCION
El cristianismo del N. T. No es una religión ritualista. Es esencialmente el contacto directo del Hombre con Dios por medio del Espíritu, por lo tanto, no impone una ley rígida de adoración, sino que deja a la iglesia de toda edad y tierra para que se ajuste al método mejor adoptado para la expresión de su vida. Hay sin embrago, dos ceremonias que son esenciales, puesto que son divinamente ordenadas, es decir:
* El Bautismo en agua
* La Cena del Señor
Se las refiere como Ordenanzas, puesto que son ceremonias "ordenadas" por el Señor mismo.

La Cena del Señor o Santa Comunión puede ser definida como:
"Un rito distintivo de la adoración cristiana, instituida por el Señor Jesús en la víspera de su muerte expiatoria"
Algunos aspectos que podemos apreciar en:
1° Corintios. 11:23-24-32
Observamos primeramente que la Santa Cena debe ser:
1. Una "Acción de gracias" [vs. 24] Cristo cuando tomó la Cena dio Gracias

Cuando ËL inició la Cena ¿Qué estaba recordando en ese momento?
R: La Pascua (La salida de Israel de Egipto). Ahí está el Señor dando gracias a Dios, no  solamente por la comida, sino seguramente por lo que Dios hizo en aquel entonces en La Pascua.-

2. También debe ser un "tiempo cuando Conmemoramos algo" [Vs. 24-25]
Estamos recordando, conmemorando 2 cosas:
(a) El Señor dijo: "Haced esto en memoria de" para que recordemos en primer lugar a Jesús, y en segundo lugar,
(b) Para que recordemos lo que Él hizo en la cruz, pero estamos realizando el evento el tiempo alrededor de la mesa para recordar a Él y todo lo que Él significa - (Hijo de Dios, es decir. El Salvador)
3. También reconocemos que en la Santa Cena hay "SIMBOLISMO" [Vs. 25] asociado con el PAN y el VINO.
* El PAN simboliza ¿Qué? = El cuerpo de Cristo.
* El VINO simboliza ¿Qué? = La sangre de Cristo.

Algunos también ven en estos 2 símbolos el hecho de que el PAN nos habla de la ENCARNACIÓN DE CRISTO (El "Pan" que bajó del cielo, que Dios nos ha dado a nosotros en Cristo) (Juan. 6:33).
Ahora si el PAN simboliza la Encarnación; el VINO podría simbolizar.
R: La EXPIACIÓN que Cristo realizó en beneficio nuestro (Expiación y sacrificio para pagar el precio por el pecado nuestro).

NOTA:
4. También Santa Cena es un tiempo cuando logramos "COMUNIÓN" [1° Corintios. 10:16,21], porque el Señor se hace presente con nosotros cuando participamos, cuando recordamos, Él no está alejado de nosotros cuando le recordamos a Él, a su obra; está participando con nosotros en el evento.
* Yo creo, pues, firmemente de que el tiempo cuando celebramos la Santa Cena es el tiempo cuando Cristo administra su gracia, su poder (Enfermos reciben sanidad en el momento).
5. También aprovechamos la Santa Cena "PROCLAMAR" [Vs. 26],
¿Qué es lo que Pablo señala que proclamemos cuando participamos de la Santa?

R: La muerte del Señor (Hasta que Él venga).
(Podemos aprovechar para proclamar el significado de la muerte).
6. En cada Santa Cena, también debe haber un tiempo de "INVESTIGACION" [Vs. 27-32].
¿Qué es lo que se debe investigar? (según Pablo)
(¿De qué se trata esto de la investigación?)
[1° Cor. 11:23-32]
R: De sí mismo, un autoexamen.
¿Con qué fin, con qué propósito?
R: Con el propósito de discernir el cuerpo de Cristo a fin de que no traiga división.
3 Vemos que los corintios estaban tomando la Santa Cena indignamente, refiriendo a su modo (forma) de tomar la Cena.
3 No se refiere al hecho de que fueran indignos los corintios, pero estaban tomando la cena en forma indigna:

1° Estaban EBRIOS
2° También estaban haciendo mucha acepción de personas y menospreciando mucho
a los pobres y esclavos en la congregación. No queriendo tener contacto con ellos,
No queriendo compartir su comida con ellos.
Entonces en ese hecho estaban tomando la Santa cena en forma indigna, no estaban discerniendo el cuerpo del Señor, tal vez, por el hecho de estar ebrios, que lo veían como una tremenda farra, una fiesta y no estaban participando con la debida reverencia.

* Es importante, entonces, realizar ese tiempo de investigación propia.

* Si hay algo que estorbe la comunión entre nosotros y el Señor o entre nosotros y otro hermano; debemos arreglar eso para que podamos participar bien en la Santa Cena.

* Debemos realizar un examen de nosotros mismos y arreglar la cuenta y así estamos en condiciones de tomar la Cena.
¿Puede un recién bautizado recibir la Santa Cena sin previa instrucción de lo que esta es y significa?
R: Yo no veo ningún problema en que participe, más bien lo veo como algo bueno y Positivo para que disfrute de la comunión con el Señor.
Es un tiempo tan precioso para nosotros, que no quisiéramos robarle la bendición.

¿Quién será admitido o excluido de la mesa del Señor?

Pablo trata el asunto de quien es digno de participar de la Cena [1° Corintios 11:20-34] al decir:
"Porque el que come y bebe indignamente, será culpado (DE OFENSA O PECADO)
del cuerpo y de la sangre del Señor"
¿Significa esto que sólo aquellos que son dignos pueden acercarse a la mesa del Señor?
R: Luego todos nosotros somos excluidos, puesto que, ofendemos cada día al Señor.

¿Cuál de los hijos del hombre es digno de la más pequeña de las misericordias de Dios?
* NO, el apóstol no habla de la indignidad de las PERSONAS, sino de la indignidad de las ACCIONES.

* Y así, aunque parezca extraño, es posible que una persona indigna participe dignamente.

* En cierto sentido, sólo aquellos que sienten sinceramente su indignidad se hallan en el estado correcto de acercarse a la mesa del Señor.

* Los que se creen justos así mismos No son aptos nunca.

* Además se ha notado que es la gente profundamente espiritual la que siente su indignidad en mayor grado. Pablo se describe así mismo como el primero de los pecadores.

* El apóstol nos advierte en el sentido de no cometer acciones indignas o mantener una conducta también indigna al participar de la Cena del Señor.

¿Cómo puede una persona participar indignamente?
R: Al hacer cualquier cosa que le impida apreciar claramente el significado de los elementos, y acercarse de manera solemne en actitud reflexiva y reverente.
En el caso de los corintios, el obstáculo era grave, es decir, LA EBRIEDAD.
Diferencia entre la SANTA CENA y el BAUTISMO

SANTA CENA BAUTISMO
* Es un rito, algo que hacemos para lograr comunión entre nosotros y Cristo (Una vez adentro de la ig.).
* Es el rito que realizamos para ingresar a la iglesia. Es el rito de inicio.
* Reconocemos que nuestra vida espiritual continúa, a través, de la comunión con Cristo.
* Es el rito que simboliza el inicio de la vida espiritual.
* Participamos en ella una vez que estamos dentro de la iglesia. * Se realiza una vez que somos salvos.
* Administrada con frecuencia.
* Administrado una sola vez [Porque una persona no puede iniciarse más de una vez en la vida cristiana].
* Significa que disfrutamos, nos gozamos con una comunión plena en Cristo. * Significa que nosotros nos identificamos con el Señor en su experiencia [La Muerte, Sepultura y Resurrección].

1. La explicación tradicional es que la comida era la acostumbrada fiesta de la pascua, explicación que recibe el apoyo de las narraciones de los evangelios, Marcos. 14.1–2, 12–16)

La Santa Cena es re-afirmar nuestra fe – como
renovación de votos.
Cuando tomamos de la Santa Cena, afirmamos de
nuevo que su muerte nos salvó.
Celebrar la Santa Cena es como renovar los votos matrimoniales.

La Santa Cena es Sagrada, y se debe tomar con Reverencia
Pablo escribe estas palabras para advertir a los Corintios, quienes menospreciaban la Santa Cena.
 (1Corintios 11:27-31) cuando cenamos nos comemos lo que servimos ¿cierto?
Pues esto mismo debemos hacer cuando cenamos la Palabra de Dios, el Señor espera que te comas toda la porción de su Palabra, para que nos alimente y no nos enfermemos.
Esto quiere decir que cuando te corrija, te indique que debes hacer algo o dejar de hacer algo, debes hacerlo y  no ignorar lo que te dice, y seguir actuando a tu propia opinión.
Por eso es tan importante leer para edificación como un dialogo entre dos y no leer solo por un cumplimiento o costumbre, o para enterarse de los acontecimientos de esa época.
Siempre debe haber un propósito cuando te hacer que al Señor por medio de la lectura o predica y es el de recibir consejo pata tu vida PERSONAL.


¡CON DIOS NO SE JUEGA! Debemos confesar nuestros pecados al Señor antes de participar de la cena o lectura.
Esto es reconocer el estado en que nos encontramos,
puede ser de resentimiento, tentaciones de cualquier índole, persa para dedicar tiempo para el Señor, no estar de acuerdo con tener que cambiar ciertos hábitos en nuestra forma de vida, etc.
No tenemos que ser perfectos, pero si tenemos que ser sinceros.
¡Participar en cultos!
Dijo: Jesús “Cuando hay dos o tres unidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos” –El Culto es la fiesta familiar – la actividad principal de cualquier iglesia. En una forma misteriosa, El Señor Jesús se hace sentir  en los cultos de una forma especial.
Adoramos al Señor
Escuchamos la palabra de Dios
Damos nuestros diezmos y ofrendas,
Oramos juntos.

Horario de Cultos
Cultos Dominicales: 10:00 a.m. a 12:00 p.m.
Culto jóvenes Sábado @ 7:00 p.m.
Culto de Oración: Martes @ 7:00 p.m.
Culto de damas: Jueves @ 7:00 p.m.
Células: Noches de Semana @ 7:00 p.m. en hogares

Preguntas
¿Por qué se canta, y se levantan manos?
Creemos que es importante expresarnos libremente en la alabanza y adoración de Dios. Los Salmos indican que los Israelitas usaban instrumentos, cantaban, danzaron y clamaban en su adoración.

¿Por qué se llora y a veces durante el tiempo de oración?
Creemos que el Espíritu Santo se mueve en una forma especial durante el tiempo de adoración. El Espíritu es como el viento, y se manifiesta en formas diferentes para cada persona. Algunos lloran cuando sienten el Espíritu; y algunos se quedan quietos y tranquilos. Para cada uno es diferente. Lo importante es permitir libertad para que todos tengan un
Encuentro personal con Cristo durante los cultos.
¿A veces hay expresiones carnales y no espirituales?
Si. Como seres humanos, siempre hay mezcla entre lo espiritual y lo humano. Por esto, a veces el pastor toma la decisión de quietar a una persona que se expresa en una forma que distrae a los demás.

¡Congregarse en una Célula!
¡Cultos en las casas! En una iglesia grande es muy importante integrarse a un grupo pequeño donde uno puede compartir la vida Cristiana en un ambiente más personal.
Las células son grupos pequeños que se reúnen en hogares durante la semana. En este ambiente familiar se forman lazos de compañerismo; se estudia la Biblia; se ora por las necesidades personales; y más importante, se busca incorporar nuevas personas a la vida Cristiana.
Hay grupos en todas partes de la región, y también
varios grupos que sirven intereses especiales (madres solteras, hombres dejando adicciones, etc.)
un grupo de hombres buscando la libertad de adicciones nos unimos para orar y estudiar la palabra. “Donde está el Espíritu de Dios - ¡allí hay libertad!” (2 Corintios 3:17).

¡Ingresar al Programa de Discipulado!
Nuestra Meta – La Formación Espiritual
¡Nuestra meta es llegar a ser más y más como Jesús! Cristianos maduros con…
Conocimiento Bíblico
Carácter Cristiano
Capacitación para servir
Clases
Nivel I - Fundamentos
Nivel II – III - Carácter Cristiano
Nivel IV– Preparación para Ministerio
Matrimonios
Liderazgo de Células…etc.

¿Qué hay para mi familia?
Ministerios para Niños
Clases para niños y pre-adolescentes (hasta 13 años  Hay varias actividades especiales durante el año y un campamento de verano

Ministerios para Jóvenes
Hay culto de jóvenes (13-17) y jóvenes adultos (edades 18-25) cada Sábado a las 7:00 p.m.

Ministerios para Matrimonios
Hay una clase de Matrimonios durante la hora de Discipulado También se ofrece consejería pre-matrimonial
¡Actividades Especiales de
Hombres y Mujeres!
Los ministerios de mujeres, hombres y parejas llevan a cabo reuniones especiales y retiros cada año. Estas actividades proveen otras oportunidades para formar amistades y buscar a Dios.

FUNDACION Y FUNDAMENTO DE LA IGLESIA DE JESUCRISTO
Así como Eva nació del sueño de adán, la Iglesia nació de la muerte del señor Jesús.                         La creación de Eva tiene un profundo significado Espiritual.  Vemos que Adán y Eva representan a Cristo y la Iglesia:
Eva procedió de Adán;
Eva no fue tomada del polvo, sino de Adán.
Así también, los que no sean de Cristo no pueden ser la iglesia.

Habiendo sido tomada del mismo cuerpo de Adán, Eva podía ser la ayuda idónea para él.
Eva reina y gobierna junto con Adán; así también la iglesia junto con Cristo.
El costado de ambos varones tuvo que ser herido para que surgiera la mujer respectiva.
(Juan 19:34). Génesis. 2:21-22. 
«Dios dijo: «No es bueno que el hombre esté solo».
(Génesis 2:18),
 Y, si preparó para el primer hombre una ayuda idónea, mucho menos dejará al Segundo Hombre sin «ayuda».
Así como en el primer caso habría habido un vacío en la nueva creación sin Eva, así también... en el caso del Segundo Hombre habría habido un vacío en la nueva creación si no existiera la Esposa, que es la
Iglesia.»

Así con el Señor mismo, dejó su trono de gloria para venir a tomar esposa para sí en este mundo, la iglesia.
Y él se entregó por ella.

Luego, el segundo paso es la unión, espiritual, en el caso de Cristo y la Iglesia.
1ª Corintios 6.17. Efesios. 5:29-30.
1: Dos árboles en el huerto: dos tipos de conducta (Génesis 2:8-9)
Por medio de estos dos árboles Dios nos ha mostrado figurativamente dos caminos diferentes, en los cuales las personas pueden vivir sus días en la tierra: el principio que gobierna la conducta de algunos es el de la ciencia del bien y del mal, mientras que otros son gobernados por el principio
de la vida.

¿Qué es el principio del bien y del mal?
Si nuestra conducta está controlada por el principio del bien y del mal, entonces cada vez que tengamos que tomar una decisión, primero nos preguntaremos: ¿Es esto correcto o equivocado? ¿Sería bueno o sería malo hacer esto? Muchos cristianos vacilan antes de tomar alguna decisión, y más bien se inclinan a hacer lo que es correcto; quieren evitar todo mal. Esto es vivir bajo la ley, es actuar de acuerdo con el Antiguo Pacto y no de acuerdo con el Nuevo Pacto.
Actuar así es conformarse a modelos religiosos o morales. Esto está totalmente opuesto al modelo cristiano.

 El vivir de un cristiano está basado en la vida.
Si usted es cristiano, entonces posee una nueva vida; y cuando tiene que decidir sobre determinado modo de actuar, usted no pregunta: ¿Es correcto hacer esto?, sino que pregunta: ¿Si yo hago esto, ¿en qué afectará mi vida interior? ¿Cómo reaccionará a esto la nueva vida que tengo en mí? El objetivo de muchos cristianos es solamente conformarse a un modelo exterior, a pesar de que Dios no nos ha dado, por el nuevo nacimiento, una cantidad de normas y reglamentos nuevos a los cuales debemos ajustarnos.

Él no nos llevó de nuevo al Sinaí, ni nos dio una nueva lista de mandamientos donde no nos dice «Harás esto» y «No harás aquello».

Si al meditar sobre determinada acción, hubiese una
 respuesta positiva de la vida interior para ejecutarla, si hubiese «la unción» en lo interior
(1 Juan 2:20, 27),
Entonces usted puede confiadamente seguir la manera propuesta. Si cuando usted medita sobre cierta actitud por la cual su vida interior está desfalleciendo, entonces sabrá que tal actitud debe ser evitada, aun cuando aparentemente sea correcta.
Si nuestra conducta está gobernada por el principio de lo correcto y lo equivocado, ¿dónde está la diferencia entre el cristiano y el no cristiano? El cristiano está controlado por la vida de Cristo, y no por algún código de ética exterior. Es la paz y el gozo en el Espíritu que le indican el camino.

El Sermón del Monte enseña que no debemos conformarnos con nada menos que aquello que responde a las exigencias de la Vida que Dios puso en nuestro interior.
El hombre diría: Si alguien te golpea en una mejilla, ¿por qué dar también la otra? En verdad usted obtuvo el nivel máximo de tolerancia sí aceptó tal ofensa sin replicar.
Pero Dios dice de otro modo. Si al ser abofeteado en una mejilla, usted no hiciese más que bajar la cabeza y salir fuera, descubrirá que la vida interior no estará satisfecha.
Usted deberá poner su otra mejilla a quien le abofeteó, para que éste lo vuelva a abofetear.
Esto probará que no hay resentimiento en su interior.
¿Está usted andando en el camino del bien y
del mal o por los impulsos de la vida en su interior?
de «Dos principios de Conducta»,

2: La figura de Eva
Si leemos Génesis 2:18-24 y Efesios 5:22-32 comprobamos que en los dos pasajes se hace mención de una mujer.
La primera es un símbolo que representa a la Iglesia, y la segunda es la realidad de la primera.

La primera mujer fue proyectada por Dios antes de la fundación del mundo y apareció antes de la caída, mientras que la segunda fue igualmente proyectada antes de la fundación del mundo, pero sólo revelada después de la caída.

Si bien la primera apareció antes de la caída y la otra sólo después, a los ojos de Dios no existe ninguna diferencia entre ellas: la iglesia es la Eva de
Génesis 2.
Dios creó a Adán para presentar una imagen de Cristo, y Dios también creó a Eva para presentar una imagen de la iglesia. El propósito de Dios no debe ser llevado a cabo sólo
por Cristo, sino también por medio de la iglesia.

El propósito de Dios en la creación de la iglesia era que ella fuese una ayuda idónea para Cristo.
De por sí, Cristo sólo es una mitad, después aún se necesita la otra mitad, y ésta es la iglesia.
Eva procedió de Adán
Adán necesitaba una ayuda idónea. Ahora bien, ¿qué hizo Dios para satisfacer su necesidad? Los animales no podían serlo, porque ellos fueron tomados de la tierra.
Ellos no procedían de Adán, por eso no podían ser la ayuda idónea de Adán.
Eva, en cambio, fue formada de una costilla tomada directamente de Adán; por tanto, era una parte integrante de él.
Esto significa que la iglesia procede de Cristo. Sólo aquello que procede directamente de Cristo puede ser la iglesia. Todo lo que no es Cristo, no es la iglesia.
En Génesis 1:27 dice:
Aquí vemos que Dios creó un hombre, pero también podemos decir que creó dos. Uno es dos, y sin embargo, los dos son uno. ¿Cómo es posible esto? Pues, porque Eva estaba (contenida) en Adán. Aquí «los» está en plural y representa a Cristo más la iglesia. 
La iglesia procede de Cristo
La iglesia es aquella porción que fue tomada de Cristo. Aun cuando Eva surgió de Adán, ella siguió siendo Adán, aunque en otra forma.
¿Qué es, entonces, la iglesia? La iglesia es Cristo en
 otra forma, lo mismo que Eva era Adán en otra forma. Ahora reconocemos que la iglesia es sencillamente ¡Cristo!
El material de la iglesia es Cristo. Sin Cristo, la iglesia no tiene posición ni vida ni existencia.

La iglesia procede de Cristo. Todos los talentos,
capacidades, pensamientos del hombre, su «yo» y todo lo que él tiene, se hallan fuera de la iglesia. El propósito eterno de Dios es conseguir un Hombre. Este Hombre es un ser colectivo que procede de Cristo. Es la iglesia. Si nosotros queremos una iglesia auténtica, son necesarios dos pasos: el desarrollo o incremento de Cristo; y la decadencia o merma de nosotros mismos.
1. ­¿Quién fundó la Iglesia cristiana? Mateo 16:16‑18
2. ¿Quién es el fundamento de la Iglesia?
Cristo es el verdadero fundamento dela Iglesia (Efesios 2:20).
Nadie puede poner otro fundamento (1 Corintios 3:1 1).
 La Iglesia y sus dignatarios.
Cristo es la cabeza de la iglesia (Efe. 1:22).
 Lista de las autoridades (He.4:11,12).
Calificaciones de los ministros (1 Tim. 3:1‑7; Tito 1:7‑9).
 Los diáconos y sus calificaciones (1 Tm. 3:8‑13).
 Las diaconisas (1 Tim.3:11).

Los miembros se llaman entre sí “hermanos” (Mat. 23:8‑9).
ORGANIZANON DE LA IGLESIA

3. ¿Quiénes son los dirigentes de la Iglesia
4.­ ¿Cuál es la misión de la Iglesia? Mateo 4:23
5.­ ¿Cómo debe gobernarse la Iglesia? Hechos 6:1‑4.



CARACTERISTICAS DE LA IGLESIA VERDADERA.
6. ¿Qué ejemplo debe seguir la Iglesia? Juan 13:15
7.­ ¿Cuál será la norma de conducta de la Iglesia? Apocalipsis 12: 17
8. ¿Qué don poseerá la Iglesia? Apocalipsis 19:10

 Ritos de la Iglesia.
1 ) Bautismo por inmersión. (Mateo 3:13‑17).
2) Santa Cena o Comunión,(1 Corintios. 11:23‑29).
3) El lavamiento de los pies (Juan 13: 4‑17).
4) Imposición de las manos para ordenar a ministros
 o diáconos (Hechos 6:1).
 5) Unción de enfermos (Santiago 5:14,15).
6) Santo matrimonio (Mateo 19: 4‑6).
 La misión de la Iglesia.
 Ser columna y baluarte de la verdad (1 Tm. 3:15).
 Ser pura y santa (Efe. 5:27).
Predicar el Evangelio (Mat 24:14).
LA IGLESIA CRISTIANA

La iglesia fue fundada por Jesús. La palabra “iglesia” significa: “Asamblea o congregación”. Es un conjunto de seres humanos que creen y obedecen a Jesús y su doctrina.
EL GRAN DRAMA DE LA IGLESIA

Durante el primer siglo, la Iglesia se mantuvo fiel a la doctrina genuina de Jesús. Sin embargo, comenzaron a introducirse herejías y graves errores, a los cuales los apóstoles habían llamado seriamente la atención.
 (Romanos. 1:21,22,25; 2 Pedro. 2:1,2;Tito 1:14; Colosenses. 2:8).
 Los errores abarcaban doctrinas capitales y también
Alteraban la forma de gobierno de la Iglesia. De tal manera que la “verdad fue echada por tierra” (Daniel. 8:12).

Tal situación desventurada duraría 1.260 años (Dan. 7:25;
 Apocalipsis. 12:6,14, 13:5) o sea, desde el año 538 hasta el año 1798. Después de ese largo período de oscuridad espiritual, la verdad resurgiría gloriosamente para ser predicada en forma de triple mensaje (Apocalipsis 14: 6‑12).
CARACTERISTICAS DE LA IGLESIA VERDADERA

La iglesia verdadera debe poseer la fe de Jesús
(Apoc. 14:12).
 Respetará los mandamientos de la ley de Dios (Apoc. 14:12).
Tendrá la manifestación visible del espíritu de profecía (Apoc. 19:10).
 Respetará el día de reposo del Señor (Exe. 20:8‑11).
 Se guiará en todo por lo que dice la Santa Palabra de Dios
(2 Tim. 3:16).
Sustentará un dinámico y triple programa de evangelismo  Mateo 4:23).
 Anunciará el juicio inminente (Apoc. 14:7).
 Predicará con poder acerca de la segunda venida de Jesús (Tito 2:13).

EL SOSTÉN DE LA IGLESIA
TODO PERTENECE A DIOS
1. ¿A quién pertenece el universo? Salmo 24:1
2. ­¿Qué enormes riquezas posee Dios? Hageo 2:8
3.­ ¿Gracias a quién obtenemos nuestros bienes? Deut. 8:17‑18
Es dueño del cielo y la tierra (Deut. 10:14) .
Le pertenecen los animales (Salmo 50:10‑12).
Es suya toda la riqueza (Hageo 2:8).
Le pertenecen nuestro cuerpo y nuestra vida (1 Cor. 6:20).
SOMOS MAYORDOMOS DE DIOS.

El Señor quiere que actuemos como sus mayordomos (Mateo 25:14; Salmo 8:4‑8).
Nos da la fuerza para acumular riquezas (Deuteronomio. 8:18; Prov. 10:22).
 Pero nos insta a no tener amor al dinero
(1 Timoteo. 6:10).
Debemos ser mayordomos fieles (1 Corintios. 4:1- 2).
Donde esté nuestro tesoro estará nuestro corazón (Lucas 12:33,34).
COLABORADORES CON DIOS

El Hacedor es también el gran Proveedor. Nos da la vida, el sustento y el conocimiento de la verdad. Como demostración de su amor, nos hace sus colaboradores. Lo que Dios nos pide no es porque lo necesite, sino para que recordemos nuestra dependencia de él y para establecer una sociedad beneficiosa para nosotros.
EL DIEZMO. LA PARTE DE DIOS
4. ¿Qué proporción de nuestros ingresos pertenece a Dios? Lev.27:30‑32.
El diezmo es la décima parte de las ganancias, y pertenece a Dios (Lev. 27:30, 1 Crónicas 29:12,14).
Abraham daba su diezmo a Dios (Génesis 14:20;
Hebreos 7:1‑7).
También Jacob lo daba (Génesis. 28:22).
Era práctica habitual del pueblo hebreo (2 Crónicas 31:5,6; Nehemías 10:37,38).
 Nuestro Señor Jesucristo aprobó dicha práctica (Mateo 23:23).
5. ¿De qué cosas tenemos que dar el diezmo? Génesis 28:20‑22.
 Dar con alegría  2Corintios 9:6‑7
Hay que dar conforme a las bendiciones que Dios nos haya
concedido (Deuteronomio. 16:17).
1ª Corintios 16:1-4.
6.­ ¿Para qué se emplea el diezmo? 1 Corintios 9:13‑14
7.­ ¿Qué maravillosa bendición promete Dios?
Malaquias 3:10

“El sistema especial del diezmo se fundaba en un principio que es tan duradero como la ley de Dios. Este sistema del diezmo era una bendición para los judíos; de lo contrario, Dios no se lo hubiera dado. Así también será una bendición para los que lo practiquen hasta el fin del tiempo”,

USO SAGRADO DEL DIEZMO.
El diezmo siempre fue usado para el sostenimiento del culto y sus ministros (Números 18:21).
Es muy clara la enseñanza bíblica de que los ministros deben ser sostenidos económicamente para poder dedicarse exclusivamente al ejercicio de su ministerio. (1 Corintios 9:13,14; Lucas 10:7).
La Iglesia usa el diezmo que sus miembros dan generosamente para predicar el Evangelio y sostener a los ministros. De esa manera, cada centavo es
empleado directamente en la obra de Dios.
Se forma así una cadena de salvación; Ud. conoció la verdad porque otros fueron fieles en dar su diezmo, ahora Ud. colabora para que otros tengan el mismo bendito privilegio.
OTRAS OFRENDAS
El diezmo es lo que devolvemos a Dios porque le pertenece. Nuestra dadivosidad se mide por las ofrendas. Las ofrendas que damos en el culto denominado Escuela Dominical, se destinan a la extensión del Evangelio en las misiones extranjeras. Las ofrendas que damos en el culto son para los gastos de nuestra propia iglesia. A veces damos ofrendas para proyectos especiales. La Santa Biblia nos recomienda ser generosos al dar nuestra  ofrenda (1 Crónicas 16:29; Salmo 96:8; Marcos 12:41‑44).
Cultos principales.
1. Escuela dominical. Se celebra todos los domingos en la mañana, y consiste en el estudio sistemático de la Biblia. Cada miembro estudia en su casa cada día una porción de la lección para la semana.
2. Culto evangelistero. Se celebra después de la Escuela dominical, y consiste en cantos, lectura de la Biblia y la predicación de un tema espiritual.
3. Culto Jóvenes. Por lo regular se celebra el sábado en la tarde, y es una reunión especial para los jóvenes y menores.
4. Reunión de oración. Se efectúa los martes en la noche, y se dedica al estudio de la Biblia y a la oración.

Culto de damas Dorcas son los jueves y es dirigido
por las damas.
Autoridades de la iglesia. El dirigente encargado del bienestar espiritual de los miembros es el pastor o el anciano.
El pastor es nombrado por la misión o asociación.
Todos los asuntos de la iglesia son decididos por la Junta Administrativa de la Iglesia.

Ofrendas. La iglesia es sostenida par los miembros, quienes voluntariamente dan los diezmos que pertenecen a Dios, y las ofrendas que sirven para sostener las diversas actividades de la iglesia en el mundo y en el ámbito local. Uno de los grandes privilegios de ser cristiano es dar generosamente para la obra de Dios.

ACTIVIDAD MISIONERA.
Cada miembro de la iglesia es llamado a colaborar en la sagrada y emocionante tarea de dar a conocer a otros el mensaje de salvación.
Entre las alegrías más profundas de la vida está el llevar a otros a los pies de Jesús.
La iglesia universal. Se ha extendido por todo el mundo. Está perfectamente organizada para cumplir el cometido encargado por Jesús: predicar el Evangelio.
Los miembros. De la iglesia se llaman entre sí “hermanos” (Mateo 23:8). Unidos por la misma fe y la misma esperanza, se ayudan mutuamente y se aman con amor filial (1 Pedro 1:22).
ELTRIUNFO DE LA IGLESIA.
La iglesia que ahora trabaja unida y milita alcanzará un glorioso triunfo. Será cuando Cristo venga por segunda vez. La iglesia no estará libre de problemas, zozobras, peligros y aún despiadada persecución, pero el Señor la cuidará y preservará hasta el fin (Mateo 28:20). Todos los que se mantengan fieles a Dios y unidos como congregación, triunfarán con ella.

ADMINISTRACIÓN DE LA IGLESIA
La máxima función de gobierno la ejerce la Asamblea General de la iglesia, la cual está constituida por todos los miembros inscritos en el libro de registro. La Asamblea se convoca anualmente en sesiones ordinarias y extraordinarias en su caso.

Elegido por la Asamblea General de la Iglesia, el Consejo actúa en forma colegiada en la administración de la entidad. Está compuesto de cinco miembros de la iglesia.
EL PRESIDENTE del Consejo de Iglesia, quien lo es asimismo de la Entidad, ostenta la representación externa del mismo, y sus funciones son:
  1. Convocar y presidir tanto las reuniones del Consejo de Iglesia como de la Asamblea General.  
Mantener un archivo de los documentos pertenecientes a la Entidad.
Comunicar a la Asamblea General las Directivas Generales de la Entidad.
EL VICEPRESIDENTE asiste al Presidente en todo lo necesario, y le sustituye en su ausencia (esto incluye todas las funciones y responsabilidades del Presidente).
EL SECRETARIO tiene las funciones siguientes:
Mantener el Libro de Actas de una forma correcta, ordenada y completa.
Mantener un archivo de Actas y de los documentos que le sean encomendados.
Confeccionar las Actas correspondientes a las reuniones del Consejo de la iglesia, y de la Asamblea General de la Entidad, transcribiendo en las mismas fielmente lo tratado en dichas reuniones.
Librar certificados respecto a acuerdos y asuntos tratados en las reuniones del consejo de la iglesia y de la Asamblea General.
EL TESORERO
tiene las funciones siguientes:
Recibir todos los fondos que se entreguen a la Entidad.
Desembolsar los fondos de la Entidad y librar las correspondientes órdenes de pago. Las cuentas bancarias a nombre de la Entidad, necesitan dos firmas de cualquiera de los cinco miembros del Consejo para la disponibilidad de los fondos de las mismas. Se mantiene una cuenta bancaria a nombre de la Iglesia, manteniendo los nombres actuales de los cinco miembros del Consejo legalizados en la cuenta.
Llevar la contabilidad fiel y ordenada acerca de los ingresos y gastos de la Entidad.
EL ASISTENTE AL TESORERO asiste al Tesorero en todo lo necesario, y le sustituye en su ausencia (esto incluye todas las funciones y responsabilidades del Tesorero).
APRENDICES del Consejo. El Consejo puede elegir a tres aprendices por año, que no tienen voto oficial, pero que colaboran con el Consejo. El propósito de los aprendices es el de involucrar a más miembros de la iglesia en la administración y de enseñar a otras personas como funciona la iglesia.

EL PASTOR, EL DIACONO, Y DORCAS 
Servidores de Cristo en la Iglesia local   
Buscad, pues, hermanos, de entre vosotros... varones de buen testimonio, llenos del espíritu santo y de sabiduría, a quienes encarguemos de este trabajo.

  1. ORIGEN HECHOS 6: 1-4
   El “servidor de Cristo” surgió de una necesidad básica,
o, en un sentido, de una crisis en la Iglesia cristiana del primer siglo.
   La Iglesia había crecido rápidamente y para resolver las necesidades materiales practicaba la comunidad de bienes. Cada miembro entregaba lo que tenía para el fondo general (Hechos 4:34,35). No había diferencia entre el rico y el
Pobre.
 Por consiguiente, los apóstoles tenían una doble función: Se dedicaban a Predicar, Enseñar y Orar, y también a solucionar necesidades materiales.
Estas responsabilidades llegaron a ser agobiantes. Además, surgió un descontento cuando un grupo creyó no estar recibiendo la parte correcta en la distribución diaria.
   El descontento y el exceso de trabajo de los apóstoles llevaron a la Iglesia a una situación crítica. Los apóstoles se dieron cuenta de la imposibilidad de llevar a cabo la doble tarea. Por eso pidieron a la congregación que nombrara siete hombres con el propósito de que ayudaran a “servir a las mesas”. De esta manera estos servidores aliviaron la carga de los apóstoles y se hicieron cargo de atender a las necesidades materiales de la comunidad. Así que, los apóstoles podían darse por entero al trabajo espiritual.
   Los siete hombres elegidos en la Iglesia no se llamaron diáconos; sin embargo, el trabajo para el cual fueron escogidos era claramente el de los diáconos. Se puede llamar diáconos a estos hombres, en el sentido de que desempeñaron un servicio oficial en la Iglesia. La base de la institución del diaconado claramente se encuentra en esta función. Este puesto especial para atender necesidades fue el prototipo de lo que sería la labor posterior del Diácono. La Iglesia, guiada por el Espíritu Santo, buscó la manera de solucionar su problema y decidió nombrar a algunas personas para que ayudaran a los apóstoles en su ministerio. Lucas pudo haber dado importancia a este nuevo cargo de la Iglesia porque, como historiador que era, estaba interesado en recopilar los “principios” de diversos
movimientos. 
2. NOMBRE: En los primeros días, a los nuevos oficiales no se les designó con un término específico, sino que se les llamó simplemente “los siete varones”.
Pero el prestigio y los deberes de los “siete” fueron
aumentando, y más tarde se les confirió el título de diáconos. Parece que el ejemplo dado por la Iglesia madre de Jerusalén incitó a las congregaciones de Pablo a nombrar hombres con propósitos similares y a llamarlos Diáconos. Pablo introduce su carta a los Filipenses diciendo: “...con los Obispos y Diáconos”.
   Es fácil reconocer cómo el título evolucionó. El término “diácono” proviene del griego diakonos que significa “servir”. De ahí que el diácono es un servidor de Cristo en la Iglesia. El sirve al pueblo de Dios en el nombre de Cristo; así es que el término está en armonía con la función que el diácono desempeña. Los “siete varones” nombrados para ayudar a los apóstoles, fueron los antecesores de los diáconos que ahora sirven en las Iglesias en compañía del Pastor.
3. REQUISITOS  La Biblia habla con claridad sobre lo que debe ser un diácono. En Hechos 6: 1-7 leemos acerca de las cualidades de los primeros diáconos, y en 1Timoteo 3: 8-13 encontramos la lista de los requisitos que los que desempeñan tal oficio deben llenar.  Pablo y los otros apóstoles creyeron profundamente que los diáconos tenían que ser cristianos firmes. En este estudio dividiremos los requisitos para el diaconado en varias categorías. Consideraremos las cualidades de “los siete primeros”.
A.     ESPIRITUALES – Hechos 6:3, 5
1.     “.....de buen testimonio”. El vocablo griego indica “de quien se piense bien o de quien se tiene buena opinión”. La buena opinión del Diácono, para que tenga validez debe venir de los demás. Un hombre puede hablar bien de sí mismo, pero es más importante lo que otros digan de él. Se espera, pues, que la gente hable bien del diácono. La conducta en la vida personal es una recomendación de por sí.
2.     “.....llenos del Espíritu Santo”. El término “llenos” da la idea de estar cubiertos por todas partes, de una penetración completa. Ser llenos de la Tercera persona de la Trinidad es estar totalmente bajo el dominio de Su dirección. En los hechos de la vida diaria y en los asuntos internos de la vida espiritual, el Espíritu Santo debe abarcar por completo a la persona y penetrar en ella.
   La Iglesia debe buscar hombres que estén poseídos por el Espíritu Santo. El Espíritu Santo es una persona real, y el diácono debe tener una relación íntima con él. Las capacidades intelectuales pueden ayudar al hombre a ser un buen diácono, pero los recursos espirituales ayudan una consagración completa a la obra del Señor.
   Cuando los apóstoles demandaron que los “siete varones” fueran hombres llenos del Espíritu Santo, todos comprendieron a lo que ellos se referían. El diácono, pues, debe tener un fundamento espiritual sólido.
  1. “.....y de sabiduría”. Sabiduría implica, en
 este sentido, una actitud prudente y serena en la vida o en los negocios, generada por la mente. El diácono sabio debe estar en capacidad para tratar asuntos de negocios y asuntos espirituales. Debe usar en todo momento su sentido común, más aun, su mente debe estar dirigida completamente por el Espíritu Santo. La sabiduría es necesaria para dirigir, para aconsejar, para discernir y para ser de inspiración a la Iglesia. Dios promete: “Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala  a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada” (Santiago. 1:5).
4.     “.....lleno de fe”. Otra condición esencial para ser elegido entre los “siete varones” fue la de ser lleno de fe. Esteban tenía una idea clara y firme en torno al reino de Dios. Tuvo valor, energía y entusiasmo para manifestar su creencia ante el enemigo. “.....no podían resistir a la sabiduría y al Espíritu con que hablaba” (Hechos 6:10).
     Los diáconos deben ser algo más que hombres buenos. Deben caracterizarse por su valor, su energía, su entusiasmo y su agresividad. El capítulo once de Hebreos habla de la fe con un sentido de vigor y audacia.
B.    PERSONALES   En 1 de Timoteo 3: 8-13 encontramos una serie de  requisitos de carácter personal que debe llenar el diácono. Son éstos:
1)   “...honesto”. En el griego quiere decir “honorable, venerable, serio, de peso”, porque el diácono tenía que tratar con personas de toda clase, edad y tipo. Por eso tenía que  un hombre firme y constante en su relación con Dios y con los hombres.
No significa seriedad en contraposición con la alegría  ni con la felicidad. El buen humor no impide que un hombre sea un buen diácono. La admonición del apóstol, “Gozaos en el Señor...”, de Filipenses 3:1, indica que un corazón alegre es de inapreciable valor en la vida cristiana.

2)     “...sin doblez”. El diácono debe ser de una sola palabra. Debe mantener su posición ante un asunto cualquiera delante de todas las personas. No puede decirle una cosa a una persona y otra cosa distinta  a la otra. El hombre que no es consciente con lo que dice, no es digno de confianza. Tal actitud es engendrada por la intención de engañar. El engaño, a su vez, trae división y sospecha.
Un oficial de la Iglesia generalmente conoce muchos asuntos íntimos de los miembros. Lo que él sabe, debe mantenerlo en la confidencia más estricta. El Diácono que visite a los miembros de la congregación, conocerá más a fondo los problemas y no hablará a la ligera, sino con toda verdad. Será, pues, un hombre honrado y cuidadoso en el uso de sus palabras.
3)     “...no dados a mucho vino”. En aquellos tiempos el vino era una bebida tan usada como lo es hoy el té o el café. Entonces, en relación con esta bebida que era tan común, el diácono debía ser un hombre cuidadoso en no beber mucho vino. En el idioma griego, la idea encerrada a esta declaración corresponde a “no tener la mente puesta en el exceso de vino”, porque tal actitud guiará al abuso.
El diácono de hoy está muy comprometido con Dios Respecto a su posición ante las bebidas alcohólicas. Tomando en consideración los grandes males y peligros que causa el alcoholismo, y el fracaso casi total de los esfuerzos por la moderación, un estudio cuidadoso de la Biblia revela que la posición más segura del cristiano en cuanto a las bebidas embriagantes, debe ser la de abstenerse completamente de ellas. Más aún, el espíritu cristiano demanda la abolición completa del tráfico de licores, ya que éste ha destruido a tantas vidas, ha causado indecible miseria a un sinnúmero de familias, y los daños materiales que ha originado no se pueden calcular.
  Algunos creen que el espíritu de interpretación da en este punto libertad para el uso de las bebidas embriagantes... “no en exceso”. La Biblia no crea una doble norma. Hay una línea clara de enseñanza bíblica de que el uso y abuso del licor van en contra del espíritu cristiano.
El diácono no debe tomar licor y, por consiguiente, tampoco debe promover su venta. Sí, debe apoyar los movimientos antialcohólicos. En este respecto él no puede ser neutral.
4. “...no codiciosos de ganancias deshonestas”. La idea en el griego implica no tener ansiedad de dinero, de dinero mal ganado, mediante formas ilícitas. El cristiano, como cualquier otro hombre, puede desear el bienestar material; no hay nada de malo en ello. Lo malo es cuando ese deseo se convierte una obsesión y hace que el hombre sea deshonesto en sus negocios.
La Biblia condena categóricamente el amor desenfrenado al dinero, o sea, la codicia. El diácono que maneja fondos de la congregación, debe ser ejemplo de honradez; y debe estar dispuesto a compartir lo suyo en base a las necesidades del mundo, según lo enseña la Escritura. Debe ser un diezmero. Es verdad que “el amor al dinero es la raíz de todos los males”, pero en una  Iglesia que cuenta con diáconos que dan sus diezmos, los otros cristianos se sentirán estimulados a dar los suyos también, y la Iglesia tendrá vida y poder. Entendida en este contexto la liberalidad, es la síntesis de la codicia.

C.   DOCTRINALES  1 TIMOTEO 3: 9 
   “...que guarden el ministerio de la fe con limpia conciencia”. Ministerio en el Nuevo Testamento quiere decir “una verdad una vez oculta, pero ahora revelada”. Fe es sencillamente el conocimiento de Cristo y su Salvación. Pero esta fe debe ser aceptada sin ninguna duda, “con limpia conciencia”. El diácono debe aceptar la vida, la muerte, y la resurrección de Jesucristo sin reservas. En otras palabras, el diácono debe tener conocimientos y convicciones muy firmes en cuanto a la Iglesia que él fundó y dejó en la tierra.
Para un diácono es muy importante lo que cree en torno a las doctrinas bíblicas. El vocablo doctrina viene del Latín y significa, “para enseñar”; las doctrinas bíblicas son las enseñanzas del cristianismo. Tal tipo de enseñanza viene de la Biblia. De aquí que sea imperativo que el diácono esté bien fundado en las Sagradas Escrituras.
   Sólo con convicciones basadas en las Escrituras es que el diácono puede ser leal a Dios en su vida diaria. Alguien ha dicho que existe una gran diferencia entre las opiniones de un hombre y sus convicciones. Una opinión es una idea que el hombre sostiene; una convicción es una idea que lo sostiene a él. Si el diácono cumple su ministerio eficazmente es porque está bien seguro de lo que cree.
   Es esencial que el diácono sepa cosas como:         
(1) que la salvación no se adquiere por ser miembro de una Iglesia;
(2) que no hay gracia salvadora en las ordenanzas;
(3) que el bautismo infantil no se encuentra en las Escrituras; (4) que en una Iglesia Neo testamentaria o de la gracia la autoridad reside en la congregación bajo la autoridad de Cristo;
(5) que cada miembro debe ser leal a su Iglesia;
(6) que el diezmo es el medio bíblico para sostener la obra de Dios.

   Esteban, uno de los “primeros siete”, es un excelente ejemplo del diácono que tiene profundas convicciones de lo que cree. “Pero no podían resistir a la sabiduría y al Espíritu con que hablaba” (Hechos 6:10). ¿Por qué murió? Porque fue un hombre de firmes convicciones; sostuvo lo que creía frente a sus adversarios. 


D.   EN CUANTO A LA EXPERIENCIA: 
1ª Timoteo 3:10.   “...sean sometidos a prueba primero”. La idea es “dar demostración o prueba de la capacidad”; deben ser sometidos a prueba como los metales. El diácono no debería ser nombrado a la ligera. Antes de ser ordenado, debe demostrar que es cristiano verdadero, consagrado al Señor. No es correcto nombrar diácono a un individuo que no esté listo para ello. Cuando un hombre está listo para ser diácono, la iglesia debe descubrirlo, por el tipo de vida que lleva.
   La Biblia dice: “No impongas con ligereza las manos a ninguno” (1 Timoteo 5: 22). Evidentemente esta es una amonestación en contra de las ordenaciones hechas demasiado a la ligera. El diácono no es elegido por su personalidad, por su aparente celo por la iglesia, ni por su popularidad. Si bien es cierto, que todo esto ocupa su lugar, el diácono es elegido por su evidente demostración de ser “servidor de Cristo”. La iglesia no debe ordenar hombres que son descuidados en su vida cristiana. Ni les debe dar tales puestos con la esperanza de que mejoren. El diácono debe ser un hombre de experiencia. Sin embargo, no debe pensar en que sea perfecto, porque nadie es perfecto. “Irreprensible” conlleva la idea de no habérsele hecho ningún cargo de injusticia; de resistir un examen imparcial. Debe ser hallado sin falta.
   El punto VII habla de algunas congregaciones que practican el método del “Grupo Auxiliar de Diáconos”. Precisamente este método tiene el propósito de dar a los hombres un lugar en el diaconado, para probarlos y comprobar qué fundamento espiritual tienen.
   Si un atleta va a participar en una competencia, debe demostrar que es capaz de competir. Lo mismo sucede con el que quiere ser diácono.
E.   EN CUANTO AL HOGAR  1Timoteo 3:10.
         Las relaciones de los Diáconos en sus hogares eran tan importantes, que el Apóstol se vio obligado a hablar claramente sobre el particular.
1.     “...sean maridos de una sola mujer”. En los tiempos bíblicos era común el que los hombres tuvieran más de una esposa. Los paganos que se convertían al cristianismo no podían repentinamente abandonar a sus esposas e hijos. Sabían que tener más de una esposa no estaba de acuerdo con las enseñanzas de Cristo. Por eso Pablo, hablando del diácono, dijo que debía ser marido de una sola mujer.
    El diacono y su esposa, que tienen a Dios como el centro del hogar, notará que hay     recompensa por su dedicación y consagración.
   Este requisito no impide el que un soltero ejerza el diaconado. La Biblia no nos dice que ser casado es prerrequisito para ser ordenado diácono. El énfasis que se da a este punto es que si hay esposa, que sea solamente
una.
2.     “...que gobierne bien sus hijos y su casa”. El hombre al cual se le confía un cargo eclesiástico debe dirigir bien su casa. ¿Cómo puede un diácono gobernar bien su casa y a sus hijos? Lo hará mediante una entrega de sí mismo en amor íntegro a su familia.  Esto quiere decir que debe dedicarle tiempo a su familia, amar el compañerismo con ella, disciplinar a los hijos cuando sea necesario, y proveer tanto para las necesidades materiales como para las espirituales.  El diácono debe dirigir a su familia de un modo cristiano. Si le es difícil hacerlo con su familia, tanto más le será hacerlo como líder en una Iglesia. Dios, por medio de su Espíritu Santo, ofrece la ayuda necesaria para que un hombre evidencie amor profundo por su familia. Este amor ha de ser como el amor que siente hacia Jesucristo. La capacidad que Dios le ha concedido para cuidar a la congregación, aumentará su sabiduría para gobernar bien su propio hogar.
 DEBERES: La Biblia enseña claramente lo que un diácono debe ser, pero no detalla lo que debe hacer. Este hecho debe impulsarnos a meditar sobre el propósito original de la elección de los “servidores de Cristo”. Así podremos formarnos una mejor idea de su trabajo.
   La Iglesia primitiva nombró a “siete varones” para servir a las mesas”. Tal elección requería hombres que ejercieran un trabajo netamente material. Según el Diccionario de la Biblia este trabajo consistía en recoger las ofrendas de la Iglesia, distribuirlas entre aquellos que tuvieran necesidad, visitar a los pobres, los enfermos, las viudas y los huérfanos, a los que sufrían persecución, y dar el auxilio y el consuelo necesarios.
   Considerando las circunstancias y necesidades de la Iglesia actual, el diácono tiene responsabilidades y oportunidades que van más allá de lo meramente material. Los oficiales de una Iglesia los pastores y los diáconos, de lo cual se deriva que debían mostrar armonía y comprensión en sus relaciones. El diácono no debe interferir en las actividades y funciones del Pastor. Un excesivo celo de servicio podría inducirlo a ir más allá de sus responsabilidades, produciendo por ello tensiones. Debe tenerse muy presente que la labor del diácono es precisamente la de complementar la obra del Pastor y brindarle todo su apoyo.
   El Pastor y los diáconos constituyen un “equipo espiritual”, cuya función es la de proteger todos los asuntos de la Iglesia. Deben llevar al hombre a una relación viva y salvadora con Cristo como Redentor, alistarlo en su obra y ayudarlo a crecer en la fe Cristiana. Si este equipo espiritual trabaja en armonía y amor cristianos, el ministerio de Cristo será más eficiente y desafiante para el mundo, y el Pastor y los diáconos mantendrán una relación espiritual que puede ser la más dulce de la tierra.
   Dado que hay sinnúmero de funciones que deben desempeñar los diáconos, esbozaremos las más importantes:
   -Ayudar al pastor en la visitación a los enfermos y
a quienes por otras razones no pueden salir de su hogar.
   -Orar con el pastor antes de los cultos y apoyarlo en oración mientras está predicando.
   -Dar la bienvenida a las nuevas personas que
responden a la invitación del pastor, y participar en el programa de crecimiento espiritual de nuevos hermanos.
  -Motivar a aquellos miembros apáticos que se han alejado de la Iglesia, para que vuelvan; e instar a los que han cambiado su residencia para que se unan a otra iglesia de su corporación, si la hay.
   -Ser ganadores de almas. Nada enciende más la llama del evangelismo en una iglesia que un grupo activo de ganadores de almas.
   -Participar en la administración de las ordenanzas: el bautismo y la cena del Señor.
   -Participar activamente en las finanzas de la iglesia. Para ello deben ser diezmeros y deben preocuparse porque los demás miembros también lo sean.
   -Procurar ayudar a la iglesia a comprender mejor las ideas y los planes del pastor.
   -Velar porque se le pague al pastor un sueldo justo (si es que la iglesia usa este método) y en forma puntual.
   -Ser puntuales en la asistencia a todos los cultos.
   -Ayudar al pastor, cuando éste se sienta agobiado por los problemas.
   -Estar atentos a los problemas que surjan en la iglesia para tomar la iniciativa en el asunto, discutiéndolo con el pastor, y guiando a la iglesia en el procedimiento que debe tomarse (disciplina, falsos rumores, etc.).
   -Ser progresistas, en el sentido de favorecer cambios benéficos en la iglesia, siempre y cuando se vele por mantener la pureza del evangelio.
   -Cuidar las propiedades de la iglesia en el amplio sentido de la palabra (reparaciones, compra de materiales, etc.).
   -Tener un espíritu de unificación, preocupándose porque los diversos departamentos o actividades de la iglesia se desarrollen en armonía.
   Las funciones y responsabilidades de un diácono son ilimitadas. Tal vez, algún futuro candidato al diaconado, se asuste de la responsabilidad de este oficio; pero creemos que el mismo Espíritu Santo, que ha dirigido e inspirado a tantos hombres en este ministerio a través de la historia, lo hará hoy con quienes estén dispuestos a desempeñar este cargo tan noble.
LA ELECCION    
   Se supone que cuando una Iglesia elige uno o varios diáconos, lo hace porque previamente ha estudiado a la persona que debe ocupar este cargo. ¿Cómo puede la  Iglesia asegurar de que la elección que haga será la mejor?
   Primeramente debe anunciarse la elección con mucha anticipación. Así, toda la congregación podrá mantenerse en ferviente oración para que el Espíritu Santo revele quienes serán las personas indicadas
Para ocupar esos puestos.
   Para llevar a cabo la elección se pueden seguir diversos métodos: la iglesia puede hacerlo simple y llanamente recibiendo propuestas de la congregación el día de la sesión, para proceder a votar. La iglesia puede nombrar una comisión que busque posibles candidatos y los presente a la Iglesia. Puede también levantar una lista de todos los miembros de la Iglesia, que son posibles candidatos. Estudiada la lista, se procederá a seleccionar a aquellos que den indicios de capacidad para el puesto. Así, si se piensan elegir cinco diáconos, escójanse diez de entre los mejores.
   Si bien es cierto que el pastor y los diáconos pueden tener mucha influencia en estos nombramientos, es mejor seguir el ejemplo neo testamentario de dejar que sea la congregación quien elija a sus diáconos (Hechos cap. 6).
   ¿Cuántos diáconos deben elegir una iglesia? El Nuevo Testamento no señala un número determinado. De ahí que el número de diáconos de una iglesia debe estar en proporción directa con el
número de miembros a quienes deben servir.

ORDENACION
      Una vez elegidos, los primeros “siete” fueron presentados a los apóstoles, quienes, orando, les impusieron las manos (Hechos 6:6). Fue un reconocimiento público que demostraba la importancia del nuevo oficio de la iglesia.
   En forma similar, la iglesia actual debe tener un
Culto de ordenación, en el cual con dignidad y sinceridad se exalte el oficio del diaconado, y se dirija la atención de la congregación hacia la importancia que los diáconos tienen en la vida de la iglesia.
   El candidato sabe que la “imposición de manos” no le confiere poderes especiales, sino que es un precedente apostólico y, a la vez, es una persona de oración, de estímulo y de reconocimiento del oficio, por parte de los participantes. Habiendo sinceridad en el culto, el diácono podrá recordar ese acto durante toda su vida.
   Como parte del culto, la esposa del nuevo diácono
puede participar, para que públicamente se reconozca tanto el nuevo cargo que desempeña el esposo como el papel de la esposa de un diácono. Parte del éxito de un diácono depende de su compañera.
 ORGANIZACION: Existe un sinnúmero de ventajas cuando el grupo de diáconos se organiza para definir sus responsabilidades. Cada grupo, por pequeño que sea, puede nombrar cuando menos un presidente y un secretario. Cuando lo crea conveniente podrá nombrar otros oficiales. Si esta elección se hiciere cada año, se daría oportunidad  para que todos los diáconos tomen parte activa en la dirección del grupo.
   Es aconsejable que el Pastor reúna regularmente a los diáconos para discutir con ellos asuntos de la iglesia, pero ésta junta de diáconos no debe sustituir la reunión regular de negocios de todos los miembros de la iglesia. Los diáconos son servidores de su iglesia y deben obedecerla, no a la inversa. Se ha declarado que los diáconos no tienen más autoridad que cualquier otro miembro de la iglesia. Cada diácono y cada miembro tienen derecho al voto. Pero sí debe haber una cierta administración en la iglesia por la que los diáconos deben velar.
   El compañerismo entre los diáconos debe cultivarse. Para ello podrán tener algunas reuniones sociales con sus esposas, retiros espirituales, etc. También podrán reunirse con el Pastor y definir las responsabilidades del programa de la iglesia. Deberán planear algún tipo de programas que tenga una proyección a la comunidad. El trabajo del Señor no se circunscribe exclusivamente al templo. En algunas iglesias se nombra “diácono del mes” al servidor más activo o que ha tenido algunas responsabilidades especiales.
   A fin de conocer más a fondo las necesidades de los miembros, el grupo de diáconos hará bien en dividir por zonas el área en que se encuentra ubicada la iglesia, para llevar a cabo un programa de visitación. Este programa será de gran ayuda, incluso cuando nuevos miembros son añadidos a la iglesia.
   En algunas iglesias hay  tres grupos de diáconos: auxiliares, activos y honorarios. El primer grupo está sometido a prueba según 1 Timoteo 3:10. Sirve por un período determinado antes de efectuarse la ordenación. Sus integrantes pueden tener voz pero no voto en las reuniones. En otras palabras, este grupo está compuesto por futuros
diáconos que se están preparando.
   El grupo activo está compuesto por los diáconos ordenados que llevan a cabo la responsabilidad que les ha encomendado la iglesia.
   El grupo honorario lo forman aquellos que por largo tiempo han ejercido bien el diaconado, pero que por razones de salud, de edad, etc. no están capacitados para continuar en su cargo.
   Como quiere que sea, los diáconos deben organizarse bien para dar un mejor rendimiento a la iglesia.
BENEFICIOS DERIVADOS DEL MINISTERIO DEL DIACONO: Hechos.6:7.
   Es interesante resaltar los beneficios inmediatos derivados de la elección de los siete diáconos.
   “Y crecía la palabra del Señor...” Esto era de
esperarse puesto que los apóstoles dedicaban más tiempo a la oración y a la predicación. Había diáconos encargados de ministrar a los pobres mientras ellos predicaban. Es indiscutible que cuando una iglesia tiene diáconos fieles y consagrados, el ministerio del púlpito será bendecido. Los diáconos pueden lograr que su Pastor sea un predicador más capaz y predique con mayor poder espiritual.
   “...y el número de los discípulos se multiplicaba grandemente...” Hubo un enorme avivamiento y la iglesia creció. Obviamente Dios se agradó de ese nombramiento y del servicio que aquellos siervos prestaban. El resultado fue un continuo crecimiento de la iglesia de Jerusalén. La experiencia neo testamentaria puede repetirse en la iglesia de hoy, si los hombres están en la mejor disposición de aceptar su puesto de privilegio y de responsabilidad en la congregación.
   “...también muchos de los sacerdotes obedecían  a la fe”. Tan grande fue el avivamiento inducido por la obra de los siete, que la palabra de Dios penetró en el campo enemigo.
 Hermano diácono: ¿Está interesado en el crecimiento de su iglesia? Sea fiel y verá los resultados.
   Difícil es expresar adecuadamente los grandes beneficios que un fiel cuerpo de diáconos aporta al crecimiento de la obra de Dios.
PASTORES HECHOS 6:
Las funciones o ministerios principales del pastor
Maestro, Intercesor, Consejero, Eminencia
El ministerio del pastor: Dios nos ha dado una forma,
un patrón de la Biblia en que tenemos que seguir este patrón para ser bíblico. Este empieza con sumisión a la voluntad de Dios tanto en acciones y caprichos de nosotros, tanto en ordenar todo lo que hacemos para Dios en el ministerio. Igualmente la iglesia que se sujeta a Dios para seguir Su Voluntad expresada en la Biblia será bendecida, y la iglesia que ignora, que no le importa, o simplemente es rebelde a esta voluntad será maldecida en todo que hace.
Mateo 7:15-27 Entonces vemos que no todos los que trabajan en el ministerio del nombre de Jesús y aunque tienen reconocimiento y publico de estar haciendo algo grande y maravillosos para Dios, son realmente ministros de Dios.
LAS FUNCIONES O MINISTERIOS PRINCIPALES DEL PASTOR
EL Pastor tiene cuatro ministerios principales que desempeñar, y siempre tiene que cumplir con cada uno de ellos. No vales que tome un solo ministerio como don y abandonar lo demás.
1ª Timoteo 3:4-5. Oseas 4:6

MAESTRO.
Juan 21:15-17. Hechos 20:28. Jeremías 3:15.
El principal ministerio de un pastor es el de alimentar espiritualmente la grey de Dios.
Esto quiere decir que el pastor debe predicar y enseñar la palabra de Dios, al pueblo de Dios.
La iglesia de Dios empieza a fracasar o menguar espiritualmente cuando:
Los pastores no predican las enseñanzas que nos dejó Dios a través de la biblia, sino que a cambio enseñan otras cosas que inducen a mirar para el mundo.
Cuando en el tiempo de la predicación pasa 15 minutos, y  se ve la poca importancia de usar los versículos como referencia a lo que se está diciendo, o usan un versículo pero su interpretación y  enseñanza no es espiritual.
Solo vana palabrería que solo llevan y conducen a espíritus de error.
INTERCESOR
Hebreos 13:7-8,17. Mateo 9:36.
1ª Pedro 5:2-3. Hechos 20:20-27.
Este trabajo de pastor es de abogar en favor del pueblo de Dios con Dios. Y esto toma dos partes:
1. va delante de Dios para pedir favor, perdón, y ayuda para su pueblo.
2. va al pueblo de Dios con la respuesta de Dios. Esta respuesta toma la forma de regaños e instrucciones de modo de corregir sus vidas para que el juicio de Dios no se recaiga sobre ellos.
CONSEJERO.
Ezequiel 34:4-6.
El pastor debe tomar tiempo individualmente para visitar a cada miembro de la iglesia, esto es una visita pastoral para ver cómo se encuentra cada oveja, y ver qué problemas tiene, tanto en el área espiritual como en su área económica.
Para darles consejo de cómo solucionar estos problemas, dando solución y consejos según los principios de Dios, para remediar el problema.
Si el problema es espiritual dará una exhortación donde los motivara a la frecuente comunicación y comunión con Dios para que vivan una vida devocional para con Dios para que su vida espiritual tome fuerza y vigor.
Si es de cuestión de dinero, entonces le exhortara
por no saber administrar el dinero para proveer momentos de crisis, o porque no trabajan, ni en el área espiritual o ni en el área terrenal.
De acuerdo con lo que nos enseña Dios a través de
la biblia para poder tener prosperidad terrenal esto depende del área espiritual.
No siempre las crisis económicas son por no trabajar, sino porque no se sabe administrar el dinero y esto es porque no estamos trabajando nuestra área espiritual buscando prosperar en las riquezas celestiales que son comprender para que realmente fuimos llamados a este nuevo camino, la salvación no depende solamente del bautismo, sino que este es el principio de un camino que debemos seguir hasta llegar al pleno conocimiento y aceptación de lo que le agrada a Dios, para que seamos guiados y prosperados por el Señor.
Efesios 5:11. -Tito 2:15. -Ezequiel 34:5.
Jeremías 23:4. -Hebreos 13:17-18.
1ª Corintios 16:15-16. -1ª Tesalonicenses 5:12-13.

El ministerio de altura es el de defender al pueblo de Dios de los lobos disfrazados como ovejas.
Hay ministros malos que quieren consumir las ovejas por medio de falsa enseñanzas que los conducen a aferrarse cada vez más a las cosas terrenales, y así llegan a un bajo rendimiento y comunión espiritual para con Dios.
Olvidando para que hemos sido llamados y perdiendo este enfoque, y limitándose a un ritual de iglesia no para buscar la comunión con Dios en la alabanza de su nombre sino buscando que les conceda beneficios terrenales, olvidando así que Dios nos llamó para que nos despojemos de todas las costumbres y vanidades de este mundo que solo conducen a la impiedad y al alejamiento para con Dios.
El buen pastor se cuidara de enseñar solamente lo que Dios mando que se enseñe, evitando vanas palabrerías, para que no se desvíen las ovejas del centro de toda enseñanza, que  es llegar a conocer más a nuestro Dios, así no habrá fallas ni herejías ni argumentos contra la verdad, que Dios nos quiere dar a conocer y que espera que vivamos obedeciéndolo con amor.

Esta recomendación no es  solo para los pastores, sino para todo cristiano que predica o evangeliza en el  nombre de Jesús.


DORCAS UNA MUJER QUE AMABA A DIOS
Hechos 9:36-39, 40-43
Romanos 12:4-8
Santiago 1:27

Dorcas, una mujer que amaba a Dios
Hechos 9:36-42;
Romanos 12:4-8;
Santiago 1:27-28.

Preguntas
¿Qué cosas caracterizan la vida de Dorcas, según Hechos 9:36?
Estudie su consagración a la luz de Mateo 25:14-29 y Romanos 12:4-8 y escriba sus hallazgos.
¿Qué podía haber contribuido, en el ambiente de Dorcas, a su dedi­cación a las viudas? (Deuteronomio 10:17-18; 14:29).
Cuente brevemente lo que ocurrió en el caso de Dorcas.
¿Cuál considera el resultado más importante de su resurrección?

¿Qué hechos en esta historia le impresionan más?
¿Cómo cambia­rán su vida?

Dorcas no es una mujer particularmente impresionante. Esto es lo pri­mero que descubrimos acerca de ella. La única cosa que sabía hacer bien era coser; pero ¿quién llamará a esto un don excelente? Hay muchas mujeres que saben coser.
Dorcas es una mujer con un talento,[1][1] sólo tiene un don, y aun éste de relativa importancia.
Habría sido fácil para Dorcas pensar: yo no soy profetisa como Ma­ría, y no puedo gobernar como Débora, y no soy una mujer que jugará un gran papel en la historia de mi país. No pertenezco a la categoría de mujeres bien dotadas.
Parece que no conoció el matrimonio ni la maternidad; de otra mane­ra hubiese podido influenciar indirectamente a la sociedad mediante su esposo o su hijo. ¿No es cierto que en la historia de su país a menudo el destino de un rey de Israel había sido decidido por su madre? ¡Para bien o para mal!
Pero Dorcas no tenía ninguna oportunidad como madre.
Sin embargo, hay una cosa en la cual Dorcas sobrepasa a toda mujer de la Biblia, particularmente del Antiguo Testamento. En el Nuevo Testa­mento es la primera llamada «discípula», o seguidora de Jesús. Y esto lo hace todo diferente.
Dorcas abrió su corazón a Él antes de seguirle; vino a ser su Salvador antes de ser su Señor. Pero cuando ella lo aceptó como Redentor no se detuvo ahí. La fe es más que una simple comunión con Dios; ha de ser




 demostrada, tiene que ser usada para servir a los demás. La verdadera fe se expresa con hechos.
La persona que sigue a Cristo es movida en favor de la gente, como El lo fue. Viene a ser una persona creativa, empeñada en hacer todo lo que puede para dar a su vida el máximo propósito.
Por tanto, la discípula Dorcas hace lo que era propio de ella: cose; especialmente para viudas pobres. Cose lo mejor que puede, de acuerdo con su don.
Una mujer que es verda­deramente libre, es libre para ser ella misma y pue­de desarrollar su camino por el camino que Dios ha preparado para ella. La persona que es libre interiormente es una per­sona feliz que reparte fe­licidad. La sociedad no podría funcionar sin esta clase de personas. Esta mujer no sentía que tu­viera que luchar por sus derechos; no tenía que esforzarse para ser algo, porque ya era alguien por sí misma.
Jope, que ahora se llama Haifa, es un puer­to del mar Mediterráneo y podía tener una gran cantidad de viudas. Durante el mal tiempo mu­chos de sus pescadores perecerían ahogados en el mar. Las mujeres no sólo perdían a sus maridos, sino también sus entradas. En aquel tiempo no
había sociedades de seguros. Pero quizá no eran tan necesarias como hoy, pues una y otra vez Dios había dicho a su pueblo que tuviesen cuidado de las viudas y de los
huérfanos.[1][2] Si el pueblo obedecía las órdenes de Dios las
viudas no sufrirían necesidad y la gente gozaría de abundante bendición, pues era la recompensa que Dios les daría y había prometido.[2][3]
Dios había prometido que sería marido de las viudas.[3][4] Estas gozaban de su especial pro­tección y cuidado. Siendo Dorcas una discípu­la, sabía lo que agradaba a su Señor. Por esto no trabajaba de mala gana ni con desánimo. La labor para las viudas no era un simple pasa­tiempo para ella. Tiene un objetivo en mente: Lo hace de todo corazón, porque ama a Dios.
Era «una mujer cuya vida estaba llena de acciones buenas y caritativas», dice el Nuevo Testamento. Cuando Jesús entró en su corazón Dorcas vino a ser una mujer libre. El la llamó, asimismo, a la Verdad,[4][5] y afirmó que los que fueran libertados por la Verdad que El



había venido a traer al mundo serían verdaderamen­te libres.[1][6] Dorcas obra desde esta base de libertad.
El relato bíblico da motivos para pensar que Dorcas era soltera, pero esto no le fue razón para tener sentimientos de frustración e inferioridad. No tenía deseos de competir en importancia con las mujeres casadas que le rodeaban; no sentía envidia por las madres que tenían hijos.
Dorcas viene a ser una mujer que vive más allá de su tiempo. Experi­menta un cumplimiento en la vida mientras está trabajando con sus ma­nos, lo único que podía hacer en el tiempo en que vivía. Muchas mujeres que viven en Haifa hoy día estarían ciertamente contentas de cambiar su lugar con ella. Dorcas atiende a una verdadera necesidad cosiendo. Necesita  poco para ella misma; por lo tanto, vive para otros, y ésta es la razón de su felicidad. El que quiere obtener felicidad debe compartirla. «La felicidad es una hermana gemela del amor», dijo Lord Byron, el famo­so poeta inglés. Muchas de las viudas de Haifa llevaban vestidos confeccionados por  Dorcas.
Había una gratitud creciente hacia ella, que probablemente esta­ba sola, era la más adecuada y hábil para dar ánimo espiritual y moral a las viudas. Entendía a las mujeres solas y podía hablar con ellas. En consecuencia, ella utiliza su potencial. Al hacerlo así, se convierte en una persona importante en la iglesia. 
 Pero viene el golpe de repente. Dorcas enferma y muere.
Alguien recuerda que Pedro está trabajando en Lida, sólo a 18 kilóme­tros, y envía apresuradamente hombres que vayan a buscarle.
Ellos saben que Pedro posee poderes sobrenaturales. ¿No habían oído ya que la gente enferma se curaba con sólo caer la sombra de Pedro sobre ellos?[2][7] ¿No había curado él, y Juan a un cojo?[3][8] Todas sus esperanzas esta­ban, pues, centradas en el apóstol Pedro.
En la habitación donde yace el cuerpo muerto, Pedro es rodeado por un grupo de mujeres que lloran. Le dicen lo terrible que será estar sin Dorcas.
¡Cuán desoladas se sentirán sin ella! Y le muestran los vestidos que ella había cosido para ellas.
A menudo se dicen buenas cosas de un muerto, por simple cortesía. Pero en este caso es evidente que los que quedan detrás sufren por la pérdida de la vida que fue arrebatada. El amor de Dorcas para ellas les ha despertado una gran respuesta de amor. ¿Qué otra cosa podía suceder?




 Pedro hace lo que vio hacer al Señor en una ocasión similarPérdida de la vida que fue arrebatada. El amor de Dorcas para ellas les ha despertado una gran respuesta de amor. ¿Qué otra cosa podía suceder?
Pedro hace lo que vio hacer al Señor en una ocasión
similar.[1][9] Pide a todos que dejen el cuarto. Entonces ora y restituye la vida a Dorcas por el poder de Dios.
La Biblia refiere los casos de siete personas que fueron resucitadas, y entre ellas está Dorcas, la única mujer adulta. Las noticias de su resurrec­ción vienen a ser objeto de conversación en Jope.
«¿No lo has oído? -la gente exclama, pasándolo de unos a otros­¡Vive otra vez! ¡Pedro la ha resucitado!» Ocurre algo extraordinario tam­bién. La gente comprende que Dios ha obrado un milagro, pero no hón­ran a Dorcas, ni a Pedro, sino a Dios mismo.

Mediante estos sucesos las gentes comprenden la vaciedad de sus pro­pias vidas y desean también creer en el Señor Jesús. Empiezan a compren­der algo de los valores de la vida, quieren pertenecer a El, como Dorcas; quieren venir a ser cristianos. Personas nuevas con una nueva perspectiva.

«¿Qué tienes en tu mano?», preguntó el Señor a Moisés hace mucho tiempo.[2][10] «Una vara», respondió él. «Pues ve y obra con esta vara -le dijo Dios- y serás mi servidor.»
Si Dios hubiese dirigido a Dorcas la misma pregunta ¿qué habría res­pondido? «Señor, tengo hilo y aguja.» Y entonces El le habría demostrado que éstos eran los instrumentos con los cuales le podía servir.
La vida, muerte y resurrección de Dorcas contribuyó al esparcimien­to del evangelio. Pedro no pudo dejar Jope por algún tiempo; había trabajo allí, había mucho que hacer; la gente estaba preguntando acerca de Dios.

Dorcas inicia un movimiento que se extiende más allá de los límites de la ciudad y de su país. Indirectamente vino a ser una gran evangelista. En nuestro mundo actual hay muchas sociedades que se llaman Dor­cas. Entre ellas la Sociedad Internacional de Beneficencia «Dorcas», de los Estados Unidos, es la más grande. Millones de gentes necesitadas son alimentadas y vestidas por esta sociedad.
¿Quién puede calcular el número de mujeres en el mundo que han sido influenciadas por la vida de esta mujer? Su brillante ejemplo nunca se extinguirá. Esto es lo mejor que cualquier discípulo de Cristo puede desear.




EL REQUICITO PARA PERTENECER A LA IGLESIA DE JESUCRISTO ES  EL BAUTISMO
En el mundo religioso hay muchos bautismos, y dependiendo de la religión hay un bautismo diferente o con un propósito diferente.
Pero la Biblia que es la bendita palabra de Dios y es la que determina lo que es correcto e incorrecto, solo habla de uno.
Aun no tenemos conciencia plena de la importancia que tiene, el bautismo en agua ordenado por el Señor.
Tradicionalmente se ha enseñado que el bautismo es un acto de obediencia al Señor y aunque esto es verdad, no manifiesta nada más que una parte de la bendición espiritual que conlleva el acto de bautizarse.

1. (Efesios.4:5). Consideremos algunas preguntas sobre el tema del bautismo a la luz de
la biblia.

¿QUÉ SIGNIFICA EL BAUTISMO EN AGUA?
El bautismo en agua es un acto de obediencia a Dios, en el cual se recibe una ministración directa de Dios a nuestra alma.
Y es indispensable para poder entrar en el reino de Dios.
Cristo murió por nosotros, fue sepultado y resucitó glorioso al tercer día.
Descender al agua es un símbolo visible de que nuestra vida vieja y pecaminosa está muerta.

El bautismo en agua es nuestra plena identificación con la muerte, sepultura y la resurrección del Señor Jesucristo. Nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo de pecado sea destruido.
1ª Pedro 3: 18.
Romanos 6:6.

I. ¿COMO ES EL BAUTISMO?
A. Bautizo: es sumergir o zambullir bajo el agua.
Nunca significa rociar.
El bautismo por aspersión o rociamiento fue practicado a partir del año 1311 después de Cristo. Es decir que No es Bíblico, es de invención humana.

EL BAUTISMO BÍBLICO SIMBOLIZA LA MUERTE, SEPULTURA Y RESURRECCIÓN DE JESÚS.
1.(Rom.6:3-5)
2.(Colosenses.2:12).
Somos sumergidos o sepultados en agua. Ya que el bautismo bíblico es por inmersión se necesitan muchas aguas para cubrir el cuerpo del individuo.
3. (Juan.3:23)
Veamos un ejemplo de un bautismo bíblico.
(Hechos.8:35-39).
2. Se necesita bajar al agua y subir del agua.

¿QUÉ NECESITAMOS PARA SER BAUTIZADOS?
Hechos 8: 36-37.
O sea que para poder ser bautizado, la única condición es haber creído en el Señor Jesucristo, como nuestro único y suficiente salvador. El Señor dijo a sus apóstoles El que creyere y fuera bautizado, será salvo...

Lo que define con toda claridad que el bautizo es únicamente para aquellos que con una fe sencilla, se han acercado al Señor Jesucristo para obtener su salvación. Sin embargo, previo al paso de creer, es necesario haber experimentado un verdadero arrepentimiento, razón por la cual Pedro dice Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros...

¿CUÁNDO DEBEMOS BAUTIZARNOS?
No hay en la Biblia un tiempo estipulado entre la conversión y el bautismo, pero hay muchos ejemplos de personas que fueron bautizadas inmediatamente después de creer en el
Señor Jesucristo.
Hechos 2:41.  -Hechos 8:35-38.
Hechos16:23-33. -Hechos 9:17-18 
Hechos 10:47,48   -Hechos 16:14,15.
                                            
EL BAUTISMO NO ES PARA NIÑOS
Con respecto a bautizar niños, se puede establecer que debido a que es un acto en el que la persona que se bautiza se está identificando plenamente con la muerte y resurrección del señor, debe tener plena conciencia de lo que está haciendo; por lo que se hace necesario que tenga cierta madurez de criterio.
La edad entonces, dependerá de la capacidad de razonamiento del joven, en el sentido que pueda comprender realmente lo que está haciendo.
En lo que respecta a adolescentes, que siendo bautizados en el espíritu Santo, es necesario antes de proceder a bautizarlos en agua que pasen la edad necesaria para que ellos puedan tener la absoluta madurez para meditar la responsabilidad que requiere este acto.
 Pues antes de adquirir  salvación debemos reconocer que somos pecadores.
Y a esta edad no se ha tomado suficiente conciencia de que se es pecador o desobediente.

Pues a esta edad todavía no tienen autoridad de sus propias vidas y están bajo el mando y sujeción de los padres.
Y en la biblia no hay ni un testimonio de bautizo de adolescentes, segundo en la biblia no dice que el bautismo  se deba llevar a cabo por haber recibido el Espíritu Santo, sino porque se ha tomado conciencia de ser pecador y que deseamos el perdón de pecados y la salvación de nuestra vida para la eternidad.
Y comprendemos que se debe renunciar a los deleites y vanagloria que ofrece este mundo.

III. ¿CUÁL ES EL PROPÓSITO DEL BAUTISMO BÍBLICO?

a. Para Salvación.
Marcos.16:16
a.           Es para perdón de pecados. Para recibir el Don del
Espíritu Santo.
(Hechos 2:38).
c. Para lavar los pecados.
(Hechos 22:16).
d. Para revestirse de Cristo.
(Gálatas. 3:27
e. Para Nacer de nuevo y entrar al reino de Dios.
(Juan 3:3-5
1ª  Pedro. 3:21.

G. Algunas preguntas:
1. ¿Podemos salvarnos sin el perdón de nuestros pecados? “NO”
2.
¿Podemos salvarnos sin recibir el Don del Espíritu santo? “NO”
3.
¿Podemos salvarnos sin lavar nuestros pecados? “NO”
4.
¿Podemos salvarnos sin nacer de nuevo? “NO”
5.
¿Podemos ser salvos sin revestirnos de Cristo? “NO”
6. Todo esto lo obtenemos o lo recibimos a trav
és de la obediencia al
bautismo, entonces no podemos ser salvos sin el bautismo
 ¿PORQUE HAY QUE BAUTIZARSE EN EL NOMBRE DEL SEÑOR JESUCRISTO?                                                                                         
 
A.
¿Quién mandó bautizar?
El bautismo en el nombre es un mandamiento directamente de Dios
Jesús lo manda, es un mandamiento del Señor Jesús.
 Mateo 28:18‑20.
2.­ ¿Cuál es la forma correcta de bautizar?
Todos los bautizos que registra la biblia fueron hechos en el nombre de Jesús.
Hechos 19:3-5.  -Hechos 2:38-42.
Hechos 4:11-12,15-20.
Hechos 8:12,15-16, 35- 38.
Hechos 10:46.48.  -Hechos 15:14-18.
San juan 20:30-31 -Gálatas 3:26-27.  -Colosenses 3:17.  -1ª Timoteo 2:4-5.
 Malaquías 2:10.  
                      
 3.­ ¿Es indispensable el bautismo para salvarse?
 Hay que creer y bautizarse, esta es la fórmula del señor Jesús.
Marcos 16:16.
(Hechos 22:16).

a. Formula Católica: bautizarse = ser salvo + crees después.
b. Formula de muchas religiones evangélicas: creer = salvación + bautizarse después.
c. Lo que Cristo enseña: Creer + bautizarse = salvación.
4. ¿Quién tendrá la razón?
¿Jesús o los hombres?
¿A quién vamos a obedecer?














No hay comentarios.:

Publicar un comentario